El jamaicano Usain Bolt, la estadounidense Allyson Felix, el británico Mo Farah y la rusa Yelena Isinbayeva son algunas de las estrellas que más han acaparado los focos antes del Mundial de atletismo, que comienza este sábado en Moscú y donde parecen llamados a ser protagonistas.

En el caso de Bolt y Felix, en pruebas de velocidad, donde serán los rivales a batir, avalados por sus exhibiciones de hace un año en los Juegos Olímpicos de Londres-2012.

El ‘Relámpago’, el hombre más rápido de la historia, afronta esta edición con el camino aparentemente despejado hacia un ‘triplete’ de los 100, 200 y el relevo 4×100 metros, algo que ya consiguió en los Juegos Olímpicos de 2008 y 2012, y en el Mundial de Berlín en 2009.

En el Mundial de Daegu-2011 consiguió dos oros, en 200 y 4×100 metros, dejando escapar la prueba estelar de los 100 metros, donde fue descalificado en la final por una salida falsa, lo que fue aprovechado para ser campeón por su compatriota y amigo Yohan Blake, que no podrá defender su corona por lesión.

Tampoco estarán otras dos de las estrellas de la velocidad, el estadounidense Tyson Gay, autor del mejor crono de la temporada en los 100 metros (9.75) y el jamaicano Asafa Powell, explusmarquista mundial de la línea recta, ya que ambos dieron positivo en controles antidopaje.

El camino ha quedado allanado por lo tanto para Bolt, que presumiblemente tendrá como principales adversarios en los 100 metros a su compatriota Nesta Carter y el estadounidense Justin Gatlin, y en los 200 metros a otro jamaicano, Warren Weir, que fue bronce en los Juegos de Londres.

Bolt, segundo mejor tiempo del año en los 100 metros (9.85) y primero en los 200 (19.73), además de plusmarquista mundial en ambas distancias (9.58 y 19.19), se ha propuesto además irse de Moscú habiendo batido alguno de sus records mundiales en las pruebas.

‘Siempre es mi objetivo principal cuando estoy en la salida. Voy a hacer todo lo posible para conseguir un nuevo récord aquí en Moscú’, dijo este mismo domingo, en un acto organizado por su marca deportiva ya en Rusia.

En los Juegos de Londres-2012, Felix fue la estrella de la categoría femenina y a sus 27 años tiene un impresionante palmarés donde lucen ocho oros mundiales y cuatro olímpicos.

Su objetivo principal en Moscú, según dijo el miércoles, es reconquistar el título en su prueba favorita, los 200 metros, aprovechando además la ausencia de la jamaicana Veronica Campbell, que también se cayó del evento por un positivo.

En las pruebas de fondo, el británico nacido en Somalia Mo Farah, que en Londres-2012 brilló en casa con los títulos de 5.000 y 10.000 metros, tratará de repetir ahora el ‘doblete’ en el Mundial, ante la amenaza de kenianos y etíopes, deseosos de volver a demostrar su hegemonía en estas pruebas.

En la categoría femenina de estas distancias largas de la pista, las etíopes Meseret Defar (5.000 m) y Tirunesh Dibaba (10.000 m) buscarán la victoria, aprovechando la ausencia por embarazo de la mujer que ganó ambas pruebas hace dos años en Daegu, la keniana Vivian Cheruiyot.

Entre los kenianos, la baja de David Rudisha (800 metros) ha sido una enorme desilusión, pero el país confía en otras de sus figuras, como Ezekiel Kemboi, campeón mundial en las dos últimas ediciones, en los 3.000 metros obstáculos, o en Asbel Kiprop, también defensor del título, en los 1.500 metros.

El público ruso sueña especialmente con su estrella de los últimos años, la rusa Yelena Isinbayeva, plusmarquista mundial (5,06 metros), dos veces oro olímpico (2004, 2008) y dos mundial (2005, 2007) en el salto con garrocha.

A sus 31 años, se retirará al término de este Mundial, después de unas últimas temporadas donde no ha estado a su mejor nivel.

Otros nombres destacados en el evento podrían ser el estadounidense Aries Merritt (110 m vallas), las rusas Anna Chicherova (salto de altura) y Mariya Savinova (800 metros) o el francés Renaud Lavillenie (salto con garrocha).

Entre los representantes latinoamericanos, la colombiana Caterine Ibargüen, plata olímpica en 2012 y bronce mundial en 2011, aspira ahora al oro en el triple salto o cuando menos a un nuevo podio, igual que el guatemalteco Erick Barrondo, también plata olímpica, en los 20 km marcha o el mexicano Luis Rivera, autor de la mejor marca de la temporada (8,46 m), en el salto de longitud.