La economía británica creció un 0,7% en el segundo trimestre, más del 0,6% previsto, siguiendo la estela de mejora de la Eurozona, informó la oficina nacional de estadísticas el jueves en un comunicado.

En el primer trimestre, el Producto Interior Bruto (PIB) progresó un 0,3%. En el segundo trimestre, el crecimiento fue de un 1,5% interanual, también más que el 1,4% previsto. ‘Ello indica que las perspectivas son alentadoras para el país’, y ‘las estadísticas de coyuntura sugieren que Reino Unido empezó el tercer trimestre con buen pie y con una moral cada vez más alta’, comentó el economista James Knightley, de ING.

El país sigue la senda de la Eurozona, que salió de la recesión y en el segundo trimestre registró un crecimiento del 0,3%.