El grupo informático estadounidense Apple batió su propio récord al vender nueve millones de la nueva versión de su producto estrella, el teléfono inteligente iPhone, en tres días, informó la empresa este lunes.

Las cifras de Apple desafían las predicciones de los críticos que decían que la empresa estaba perdiendo impulso en el mercado de teléfonos inteligentes y en innovación.

‘Apple es quien rie último’, dijo en Twitter Roger Kay, analista en Endpoint Technologies Associates, una empresa de investigación de mercado.

Apple subrayó que la demanda excedió a la oferta de nuevos aparatos y que algunos clientes deberán esperar para obtenerlos.

El iPhone en los resultados de Apple

Apple comenzó el viernes la venta a nivel mundial iPhone 5S, la versión más cara del aparato, así como el modelo de menor costo iPhone 5C, convocando multitudes de fanáticos.

Los nuevos aparatos ya están a la venta en Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia, Canadá, China, Francia, Alemania, Hong Kong, Japón, Puerto Rico y Singapur.

Apple anunció también que más de 200 millones de sus smartphones y tabletas usan ahora el sistema operativo rediseñado iOS 7.

En un documento publicado en el sitio de internet del organismo de supervisión bursátil estadounidense (SEC), Apple estima ahora un volumen de negocios para el cuarto trimestre cercano al techo de la banda de ‘34.000 a 37.000 millones de dólares’ que había previsto para ese período. El margen de rentabilidad estimado se ubica en entre 36% y 37%.

Las acciones de Apple, que han estado bajo presión en los últimos meses, se dispararon un 4% en las primeras operaciones este lunes hasta llegar a 488,11 dólares por papel.

El analista de Telecom Jeff Kagan, dijo que las ventas son ‘estelares’ pero Apple podría, en su opinión, haber elevado los números al no permitir que los iPhone 5S fueran ordenados previamente a su lanzamiento por los clientes.

Preocupado por la posiblidad de que el primer fin de semana de ventas fuera ‘tranquilo’, la empresa tomó ‘algunas medidas para fortalecer los números’, dijo Kagan en un correo electrónico.

‘Tradicionalmente los usuarios podían pre-ordenar los aparatos. Pero este año no. Este año todo aquel que quisiera un nuevo iPhone, tuvo que hacer fila. Eso reforzó las filas y fortaleció el fin de semana de lanzamiento desde el punto de vista de las relaciones públicas. Eso defraudó a los usuarios, pero ayudó a alcanzar grandes números’, explicó.

Críticas antes del lanzamiento

Apple tuvo que enfrentar varias críticas por no bajar el precio del iPhone 5C tanto como algunos esperaban para que pudiera apelar sobre todo a los mercados emergentes. El precio más bajo al que el iPhone se vendió fue a 99 dólares en Estados Unidos con un contrato subsidiado, pero sin contrato el precio más bajo fue de 549 dólares o más en otros países.

Brian White, de la casa de corretaje Cantor Fitzgerald, dijo que las ventas de Apple ‘muestran la fuerte demanda que existe por el nuevo iPhone 5C’. ‘En nuestra opinión, (el aparato) recibió críticas injustas sin merecerlo durante el lanzamiento’, añadió.

Un estudio de la firma de investigación Localytics dijo que el iPhone 5S más costoso estaba superando al iPhone 5C en el mercado estadounidense por un margen de más de tres a uno en ventas, y por margen de cinco a uno en Japón.

‘Esto tiene sentido, desde el punto de que quienes sienten la necesidad de comprar un nuevo aparato el mismo fin de semana que sale a la venta, son los usuarios que seguramente quieran la más alta experiencia de teléfonos celulares’, dijo Bernd Leger, analista de Localytics.

‘Todavía no es claro si los países más pobres están comprando más 5C en comparación a los 5S, pero va a ser una buena idea mantenerse atentos a estos datos en los próximos días para ver si hay algún patrón que este emergiendo’ señaló Leger.