La presidencia lituana de la Unión Europea (UE) pidió este lunes a los ministros de Agricultura del bloque un ‘último esfuerzo’ para cerrar la reforma de la PAC con el Parlamento Europeo, que quiere renegociar algunos puntos del acuerdo alcanzado en junio.

‘Es el desafío que tenemos que sobrepasar’, subrayó el lituano Vigilijus Jukna, que presidió un consejo de ministros europeos de Agricultura este lunes en Bruselas.

Las instituciones europeas tienen cada vez menos tiempo para cerrar definitivamente esta reforma de la Política Agrícola Común (PAC) que alcanzaron con dificultad en junio.

La comisión de agricultura del Parlamento Europeo tiene previsto pronunciarse sobre el acuerdo el 30 de septiembre.

Para entonces, los ministros y los eurodiputados tienen que hallar un compromiso. Si no lo logran, el pago de una parte de las subvenciones podría atrasarse con el riesgo de que ‘los agricultores pierdan mucho’, advirtió el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos.

La negociación entre el Consejo y el Parlamento está centrada en las ‘tasas de regresividad’ a aplicar a los pagos directos a las explotaciones superiores a los 150.000 euros.

Para que la PAC sea más equitativa, los parlamentarios quieren ir más allá de la tasa de 5% como se convino en un primer momento entre los Estados miembros. Pero Gran Bretaña y la República Checa, entre otros, son reacios a aceptar medidas que limiten el financiamiento de sus grandes explotaciones.

‘Estamos satisfechos por el resultado de la reforma’ de junio y por ello ‘deseamos que se cierre con esta Comisión’, afirmó al llegar al Consejo el ministro español de Agricultura, Miguel Arias Cañete, es decir, antes de las elecciones de 2014.

Los ministros continuaban este lunes sus discusiones durante un almuerzo, antes de una reunión con los negociadores del Parlamento y la Comisión prevista el martes por la noche.

Al llegar al Consejo, el ministro irlandés, Simon Coveney, subrayó que ‘los márgenes de maniobra son limitados’ para mayores concesiones de los ministros.

El Parlamento Europeo ya aceptó modificar su posición sobre la regresividad dado el rechazo categórico de los Estados de revisar el acuerdo alcanzado en junio.