La compañía española Telefónica aumentará progresivamente su participación en la corporación Telco, primer accionista de Telecom Italia con el 22,4% de las acciones, mediante un aumento de capital con opción de comprar la totalidad a partir de 2014, según un acuerdo anunciado este martes.

Telco está participado actualmente por Telefónica, con el 46,18%, y los grupos italianos Intesa Sanpaolo y Mediobanca (11,62% cada uno) y la compañía de seguros Generali (30,58%).

Este acuerdo se produce tras varias semanas de negociaciones y antes de que el sábado expirara un pacto de los accionistas.

En un primer momento, Telefónica ampliará su capital en Telco al 66%, mediante la inyección de 324 millones de euros en metálico. Generali reducirá su participación al 19,32% y Mediobanca e Intesa Sanpaolo al 7,34% cada una. Sin embargo, Telefónica solo contará con el 46,2% de los derechos de voto.

Este aumento de capital, que se suscribe el martes, evalúa las acciones a 1,09 euros, precisa el comunicado. Telco dedicará estos fondos a reembolsar la deuda que vence en noviembre.

En una segunda fase, Telefónica se comprometió a suscribir un segundo aumento de capital de 117 millones de euros, también sin derechos de voto, y elevar así su capital en el holdin al 70%.

El acuerdo prevé también una ‘call option’ que permitirá a Telefónica comprar en metálico, a partir del 1 de enero de 2014, todas las acciones de los accionistas italianos, aunque ello debe ser objeto de luz verde de las autoridades de la competencia y regulación italianas, a un precio por determinar.

Los miembros de Telco dispondrán de dos oportunidades para anunciar una eventual salida del capital, en junio de 2014 y en febrero de 2015.

‘Estamos satisfechos del acuerdo, que es coherente con nuestros objetivos para reforzar el capital y nos permite ser optimistas sobre el pago de un dividendo satisfactorio a finales de año’, declaró el administrador delegado de Generali, Mario Greco, en otro comunicado.

El anuncio fue recibido con una subida de más del 4% el título de Telecom Italia en la apertura de la Bolsa de Milán.

Fuera de la Bolsa, las reacciones eran dispares. ‘La operación Telefónica-Telecom es una articulación muy importante para nuestro futuro industrial’, dijo Marcella Panucci, directora general de la federación patronal Confindustria.

En cambio, para el dirigente sindical Luigi Angeletti se trata de un ‘nuevo golpe duro’ para el país. ‘Perdemos una de las grandes empresas que siguen bajo control italiano […] En los próximos años, cuando haya que decidir invertir, se hará sobre la base de intereses legítimos pero basados en Madrid y no en Roma’, dijo.