El catamarán estadounidense Oracle capturó este miércoles la Copa del América de vela en una remontada épica destinada a los libros de récords del deporte, al vencer a la embarcación neozelandesa Emirates.

El actual campeón cruzó la meta 44 segundos por delante del rival Emirates, anotando un récord de ocho victorias seguidas y logró mantener así la posesión del codiciado premio de la navegación con un triunfo por 9-8.

El multimillonario dueño del equipo estadounidense, Larry Ellison, se subió a bordo del barco que eligieron para festejar con champán.

‘Cuando tienes un equipo como este a tu alrededor, te hacen ver muy bien’, dijo después del triunfo el capitán del Oracle, Jimmy Spithill.

La embarcación estadounidense había logrado este martes una doble victoria para una de las remontadas más grande en el deporte.

Luego de haber estado debajo 8-1, el catamarán estadounidense logró con los dos triunfos de esa jornada igualar la serie 8-8, para dejarlo todo listo para el triunfo final de este miércoles.

Los locales establecieron el escenario para potencialmente lograr uno de los regresos más grandes en la historia del deporte, en este evento de 162 años de historia.

‘Usted puede sentir tambalear las rodillas o buscar empuñar al enemigo por el cañón, y eso es lo que este equipo ha hecho’, había dicho el capitán Spithill sobre cómo su equipo respondió después de estar bajo la presión de una derrota casi segura.

‘Hemos vuelto de un agujero muy profundo y…. saldremos dispuestos a luchar’, agregó.

Esta remontada histórica se puede incluir en los libros de récords junto a la de los Buffalo Bills en los playoff de la NFL en 1993; la victoria de los Medias Rojas de Boston en béisbol en 2004 o el del Liverpool en la Champions League del 2005, entre otras.

Los Buffalo Bills perdían ante los Petroleros de Houston 35-3 a principios de la segunda mitad, pero el quarterback Frank Reich efectuó cinco touchdowns seguidos y los Bills ganaron finalmente en tiempo extra 41-38, en su camino al SuperBowl, donde perdieron después ante Dallas.

Los Medias Rojas de Boston estaban debajo 0-3 en el campeonato liguero con los Yankees de Nueva York en las Grandes Ligas de béisbol y ganaron finalmente el tope 4-3, para después barrer a los Cardenales de St. Louis en la Serie Mundial y lograr así su primera corona desde 1918.

Por su parte, el Liverpool perdía 0-3 en el primer tiempo de la final de la Champions League ante el AC Milan en la edición de 2005. Los ingleses anotaron entonces tres goles en seis minutos y finalmente se titularon al salir airosos en la tanda de penales.