Alejandra Carrillo del Gabinete de la Juventud indicó que en el 2009 se registraron 41,529 casos y para el 2010 la cifra subió alcanzando 45 mil embarazos de menores de edad. Las estadísticas siguen en aumento dice la activista, porque para el 2011 se elevó a  49 mil y en el 2012 a 59 mil.

Durante la actividad se firmo el Plan Nacional de Prevención de Embarazos en niñas y adolescentes (Planea) formado por delegados de los Ministerios de Salud, Educación, Desarrollo Social y la Vicepresidencia.
Con esta estrategia se persigue realizar campañas de sensibilización y denuncias sobre estos hechos y reducir los casos de embarazos de las jóvenes en un cinco por ciento en los siguientes cinco años.
El viceministro de Salud Vinicio Arévalo indicó que los centros asistenciales de país están obligados a registrar los casos de menores embarazadas que sean atendidas y trasladar los casos a la Procuraduría General de la Nación (PGN) para que realice las denuncias respectivas.
En este año ya se han realizado 240 denuncias y en los últimos cuatro años la cifra es de 1,771 casos que son considerados como violación por ser menores de edad.  Ya se han capturado 300 responsables y se han condenado a 80.