Cuatro días después de su título olímpico en ‘sprint’, el noruego Ole Einar Bjoerndalen afronta el jueves los 20 kilómetros de biatlón de Sochi-2014, una nueva oportunidad de convertirse en el deportista con más medallas en unos Juegos de Invierno.

El veterano noruego de 40 años ya igualó a su compatriota Bjorn Daehlie, especialista en fondo, en lo alto del palmarés con 12 medallas olímpicas. Ahora busca quedarse solo en la cima del olimpo invernal.

Tras la impresionante victoria en la prueba de ‘sprint’ el sábado y también una buena actuación en persecución el lunes (cuarto), el noruego deberá mejorar su puntería -tres errores en persecución- para no quedarse otra vez a un paso del podio.

Una vez más se encontrará con el francés Martin Fourcade, de 25 años, vencedor el lunes y que ha alcanzado el objetivo con el que llegaba a Sochi, lograr un oro. ‘Me siento aliviado, con un sentimiento de plenitud’, dijo la primera presea dorada de Francia en Sochi-2014.

En el Complejo de Biatlón Laura, Fourcade deberá olvidarse de los homenajes y centrarse en las cuatro pruebas restantes en las que también aspira al oro y que le pueden convertir en el hombre de los Juegos de Sochi. Además los 20 kilómetros individuales es la prueba en la que Fourcade logró el oro el año pasado en el Mundial de Nove Mesto (República Checa), el único título que obtuvo junto a cuatro platas.

En esta modalidad los biatletas tendrán un minuto de penalización por blanco fallado, sin una vuelta de castigo a completar. La competencia es muy grande y algunos que venían con el cartel de favoritos a los títulos todavía no han demostrado su potencial.

Este es el caso del noruego Emil Svendsen, habitual adversario de Fourcade, no ha sumado ningún metal hasta el momento. Noveno en ‘sprint’ y séptimo en persecución, el sucesor escandinavo de Bjoerndalen se ha quedado a la sombra de los dos triunfadores. Los 20 km, en los que defiende el título olímpico, le pueden permitir volver a los focos en Sochi-2014.

Además habrá que estar atentos a los alemanes, que todavía no han conseguido una medalla tras cuatro carreras (dos de hombres y dos de mujeres), en una disciplina en la que siempre han brillado.