El fabricante de automóviles japonés Nissan llamó este jueves a revisión por un problema en el acelerador a cerca de 900.000 vehículos, de los que 755.000 fueron vendidos en Japón y el resto, en otros países del mundo.

Se trata de cuatro modelos (Serena, X-Trail, Lafesta, Fuga) producidos entre octubre de 2004 y el pasado mes de junio. El problema afecta al sensor que evalúa la presión ejercida sobre el pedal de aceleración.

En determinadas circunstancias, este sensor envía información errónea y el ordenador del automóvil da instrucciones equivocadas que pueden provocar que se cale el motor. El mismo problema afecta a varias decenas de miles de coches Suzuki.