La Corte Suprema de EEUU retoma sus actividades el lunes y deberá ocuparse del espinoso caso del fallo adverso a Argentina en una corte neoyorquina confirmado en apelación, que obliga a Buenos Aires a pagar deuda en default a fondos especulativos.

La Corte debe resolver si se pronuncia sobre un fallo adverso a Argentina, que le obligaría a pagar 1.470 millones de dólares a fondos llamados ‘buitres’ por Buenos Aires, porque compraron la deuda ya en default.

Ante el enorme volumen de casos a considerar, una fuente de la corte estadounidense dijo a la AFP, a condición de anonimato, que muy posiblemente la decisión relativa a Argentina se conozca en la mañana del martes.

El emblemático caso de ‘Argentina vs. NML Capital et al’ adquiere una importancia central por el precedente que podría sentar sobre los procesos de restructuración de deuda.

Los fondos favorecidos por una corte de Nueva York son NML Capital y Aurelius, que rechazaron plegarse a restructuraciones anteriores propuestas por el país, y litigan contra Argentina en las cortes.

Argentina reorganizó en dos canjes, en 2005 y 2010, la deuda del 93% de los acreedores que tenían títulos en cesación de pagos desde 2001, con grandes pérdidas de hasta 67% del capital para los tenedores.

La situación fue mencionada por la presidenta argentina, Cristina Kirchner, al hablar esta semana en la Asamblea General de la ONU, cuando denunció que los fondos especulativos impedían a Argentina pagar su deuda reestructurada por la continuidad de los procesos.

‘Estamos pidiendo simplemente que nos dejen pagar (…). Hoy no nos quieren dejar pagar la deuda’, argumentó Kirchner.

El fallo en Nueva York es visto como un mal antecedente para los procesos de restructuración de deudas soberanas por analistas de mercado y organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Después de conocerse esa decisión en Nueva York el FMI sugirió que podría interceder para que el caso llegue a la Suprema Corte estadounidense, por temer que la sentencia comprometa futuras restructuraciones de deuda soberana.

Sin embargo, las autoridades estadounidenses lograron convencer al FMI de permanecer neutro y fue Argentina quien llevó el caso a la Suprema Corte.

En ese momento, un vocero del FMI comentó que, a pesar de no intervenir en la disputa, la entidad se mantenía ‘preocupada por las amplias implicaciones que la decisión de la corte federal podría tener para el proceso de restructuración de deuda en general’

A raíz de esta controversia la calificadora de riesgo Standard & Poor’s recortó hace dos semanas la nota de la deuda soberana argentina de B- a CCC+.

El origen del diferendo es la moratoria declarada por un efímero gobierno argentino que duró apenas una semana en 2001, sobre 81.800 millones de dólares.

Desde 2005 Argentina abonó 173.000 millones de dólares por todo concepto de deuda, según Kirchner.

La deuda argentina asciende actualmente a 197.000 millones de dólares, equivalente a 44% de su producto interno bruto, pero la mayoría de los compromisos están contraídos con organismos del Estado y el Banco Central.

Argentina tiene de hecho cerrados los mercados de capitales desde el default de 2001.