Se le rechazó un recurso que la defensa de García Arredondo planteó con la intención de anular y revertir el fallo condenatorio emitido por el Tribunal Primero A de Mayor Riesgo. 

 “Los delitos de desaparición forzada y contra los deberes de la humanidad, por los cuales —García Arredondo— fue juzgado y condenado, no pueden prescribir”, señaló la Sala en su fallo. 
 El abogado Moisés Galindo, defensor del ex jefe de la extinta PN, dijo a los magistrados que los mencionados delitos por lo que se le acusa a García Arredondo ya habían prescrito, debido a que la desaparición de Calito fue en 1981. 

 El Ministerio Público y la Procuraduría de los Derechos Humanos y el Grupo de Apoyo Mutuo no aceptaron los argumentos del defensor, por considerar que como aún se desconoce el paradero de Sáenz Calito, los delitos se desarrollaron en forma continuada. 
 Sáenz Calito era un estudiante de la Facultad de Agronomía de la Universidad de San Carlos y en 1981 fue capturado por el Cuerpo de Detectives, comandado por García Arredondo.