Brasil y España, dos de los grandes favoritos a la victoria final, se disputan un puesto en la gran final del Mundial de Fútbol Playa de Tahití, donde el equipo anfitrión se enfrentará a Rusia en la otra semifinal.

Los brasileños están a dos pasos en su ‘Operación Reconquista’ de la hegemonía en esta competición, después de haber perdido en la final de la pasada edición ante los rusos por 12-8 en la ciudad italiana de Rávena.

Desde que la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) entró en la organización del torneo y lo oficializó, desde 2005, Brasil sólo ha quedado fuera de la final en una ocasión, precisamente en ese 2005, en el que fue tercero, por detrás de Francia (campeona) y Portugal (subcampeón).

Luego encadenó cuatro títulos consecutivos (2006, 2007, 2008 y 2009), además del segundo lugar de 2011, en la sexta edición. Antes de la presencia de la FIFA, el gigante sudamericano ha ganado nueve de las diez ediciones oficiosas disputadas.

Otro dato histórico parece reforzar las opciones sudamericanas, ya que en 36 enfrentamientos ante los españoles, el historial es claramente favorable: 33 victorias, un empate y dos derrotas.

En Mundiales será su tercer enfrentamiento y en los dos anteriores, en fases de grupos, Brasil ganó. El último partido entre ambos países, en mayo en Playa del Carmen, también fue favorable a Brasil (3-2).

‘Nos espera un bonito partido ante Brasil’, afirmó a la AFP el entrenador español, Joaquín Alonso.

España llega al duelo consciente del potencial del rival, pero también ilusionada tras su camino hasta ahora impecable en el torneo, tras haberse impuesto en la fase de grupos a Estados Unidos (5-4), Emiratos Árabes Unidos (5-2) y Tahití (4-2), y en los cuartos de final a El Salvador (2-1).

Los brasileños también cuentan sus partidos en Tahití-2013 por victorias, tras dominar su grupo de la primera fase superando a Irán (4-1), Ucrania (4-2) y Senegal (8-3), y en cuartos a Japón (4-3).

La ‘verdeamarilla’ afronta este torneo con ganas de revancha, después de sólo haber podido quedar tercero en el último campeonato sudamericano, por detrás de Argentina y Paraguay, campeón y subcampeón, que ya quedaron eliminados en este Mundial.

España, por su parte, llegó con confianza tras conseguir la victoria en el clasificatorio continental para el Mundial, imponiéndose incluso en la final a Rusia en Moscú.

‘No le tenemos miedo a nadie, ya que si llegamos hasta aquí, es porque estamos bien preparados. Lo importante es seguir haciendo nuestro juego siempre, sin tener en cuenta cuál sea el rival’, declaró Bruno Xavier, ala de Brasil, en unas declaraciones recogidas en la página web de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA).

Bruno Xavier será precisamente el principal arma del equipo de Junior Negao, ya que es actualmente el máximo anotador del torneo (8).

En la otra semifinal, Rusia parece claramente favorita ante Tahití, que ya ha hecho historia con su presencia en semifinales, pero que no quiere detenerse ahí, después de su exhibición ante Argentina (6-1) en los cuartos de final.

Los rusos, que en cuartos eliminaron por 6-5 a Irán, han ganado todos sus partidos en lo que va de Mundial y tienen como misión la defensa de la corona conseguida hace dos años en Italia.

‘Tahití es un equipo muy bueno gracias al trabajo que ha hecho durante los dos últimos años. No tenemos ningún miedo, será un placer enfrentarnos a ellos en este estadio. Estamos felices de ver toda la gente que viene cada noche a vernos jugar’, comentó el seleccionador ruso, Mijail Lijachev.

— Programa de las semifinales del Mundial de Fútbol Playa (ambas en Papeete):

(05h00 GMT del sábado) Tahití – Rusia

(06h30 GMT del sábado) Brasil – España