El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió el viernes en medio de una batalla presupuestaria con el Congreso, que un default del país, que alcanzará su límite de endeudamiento el 17 de octubre, tendría consecuencias ‘en todo el mundo’.

En una alocución en la Casa Blanca, Obama reiteró además que no aprobará una ley de presupuesto que amenace su reforma de la salud, a la que se oponen los republicanos. El Congreso tiene hasta el lunes a la medianoche para aprobar un presupuesto para el año fiscal 2013-2014.