España se clasificó para la final del Mundial de Fútbol Playa tras derrotar a Brasil por 2-1 en Papeete, con un gol en la prórroga, y disputará el título a Rusia, que se impuso a Tahití (5-3).

Brasil, que había ganado cuatro de los seis títulos disputados, cayó con un tanto del español Nicolás Alvarado ‘Nico’ en el primer minuto de la prórroga. La selección española tuvo fortuna en el tanto de la victoria, ya que el remate raso de Nico rebotó en la arena y se elevó, descolocando al portero brasileño Mao. Tras pegar en la larguero, la pelota botó pocos centímetros más allá de la línea de gol.

‘Brasil fue un rival muy difícil. Técnicamente son excelentes. Pero nuestra arma principal es nuestra defensa, que ha estado bien y así hemos podido ganar’, dijo a AFP el goleador español, Nico, nacido hace 37 años en Buenos Aires. ‘Ha habido mucho sacrificio. Nos hemos dado más allá del cien por cien y eso ha dado sus frutos en el último momento’, añadió Nico.

Bruno Xavier había adelantado a Brasil en el inicio del partido, en el minuto 4, pero el andaluz Juan Manuel Martín ‘Juanma’ logró la igualada que forzaría la prolongación en el 21. Brasil dominó el partido, con un 51% de posesión y 43 disparos a puerta, frente a 34 de los españoles, estrellando incluso tres balones en el poste (uno en el segundo tiempo y dos en el tercer y último período), pero España supo aguantar y esperar su oportunidad que llegó con el tanto del capitán Nico. ‘El disparo que menos esperábamos que fuera gol entró en la portería. El tiro de Nico superó por poco la línea pero la superó’, dijo el técnico español, Joaquín Alonso.

Con el marcador en contra, Brasil se lanzó a la desesperada en busca del empate pero sin la frescura ni las ideas que tuvo en el tiempo reglamentario y sin poner en peligro la victoria española. España cortó una serie de 22 derrotas seguidas ante Brasil con el gol de Nico, el número 100 de la roja en la historia de la competición, entrando en el club de los centenarios, junto a Brasil (298) y Portugal (193)

Ésta es la primera vez que España alcanza la final del torneo, ya que en las seis anteriores ediciones su mejor resultado había sido un cuarto puesto en el Mundial de Marsella en 2008. Brasil, por su parte, se queda sin ser finalista por segunda vez. Los ‘Reis da Praia’ llegaron a las semifinales en las siete ediciones del torneo, siendo finalistas en las cinco últimas. Tras ser tercera en la primera edición en Rio-2005, al perder en penaltis en semifinales contra Portugal, Brasil ganó los cuatro siguientes torneos (Rio-2006, Rio-2007, Marsella-2008 y Dubai-2009), siendo finalista en el último, en Rávena-2011.

‘Vinimos a Tahití para lograr el pentacampeonato y para hacer todo lo posible para llevar al título a Brasil, pero desgraciadamente deberemos esperar dos años más’, dijo a AFP el seleccionador brasileño Junior Negao. ‘No vamos a dormir muy bien hoy, pero debemos luchar ahora por la tercera plaza. Por ello todo lo que podemos hacer es olvidar esta derrota y hacerlo lo mejor posible en la lucha por el bronce’, añadió el técnico.

Rusia, que se impuso a Tahití por 5-3, buscará ante España (06h30 GMT del domingo) su segundo título consecutivo, tras vencer en la final Rávena-2011 a Brasil por 12-8. Dmitrii Shishin, que marcó tres tantos (9, 17 y 35) y Alexey Makarov, que logró un doblete (33 y 35), fueron los artífices de la victoria rusa, en un encuentro disputado ante 4.000 hinchas locales entregados a la selección tahitiana en Tapeete. Los tantos tahitianos fueron conseguidos por Patrick Tepa (13), Alexey Makaron en propia meta (17) y Naea Bennett (26). Rusia llegó a ir perdiendo por 3-2, pero anotó tres goles en los últimos tres minutos y medio.

Brasil se enfentará a Tahití por el tercer puesto del torneo (domingo 05h00 GMT).