La troika de acreedores de Grecia (FMI, Unión Europea, BCE) anunció este domingo una ‘pausa’ en las conversaciones con el país sobre el desbloqueo de un nuevo tramo de la ayuda.

‘Las conversaciones con Atenas tendrán una pausa y deberían retomarse en las próximas semanas’, informó la troika en un comunicado común, en momentos en que sus equipos se encuentran en la capital griega para realizar una nueva auditoría a las cuentas del país.

Al finalizar esa auditoría, los proveedores de fondos a Grecia deben decidir el desbloqueo de un nuevo tramo de ayuda en el marco del plan de rescate del país, acordado en la primavera boreal y que se eleva hasta hoy a unos 170.000 millones de euros.

Para explicar esta pausa, la troika evocó simples razones ‘técnicas’ y afirmó que las conversaciones con las autoridades griegas han tenido ‘buenos progresos’ en la aplicación de medidas económicas exigidas como contrapartida a la ayuda financiera.

Pero en el pasado, esas pausas ‘técnicas’ fueron decretadas por los proveedores de fondos internacionales frente a los importantes bloqueos con Atenas, con el fondo de crecientes protestas ante las políticas de austeridad exigidas.