Rusia ha logrado su segundo título mundial consecutivo de fútbol playa al golear a España por 5-1 en Tapeete (Tahití), después de haber logrado también el oro hace dos años en la ciudad italiana de Rávena.

España, por su parte, logró su mejor clasificación en la historia de los Mundial con la plata obtenida en Tahití, tras haber sido cuarta en Marsella-2008. ‘La Roja’ vio como se le escapaba el partido con tres goles en contra en el segundo período marcados por Anton Shkarin (minuto 13), con un remate de media chilena, Kirill Romanov (min. 16), en un contragolpe, y Yury Krasheninnikov (18), en una jugada a tres toques iniciada por el portero.

España logró poner el 3-1 en el marcador al final del segundo período con un gol de chilena de Llorenç Gómez (24). En el tercer y último período, con España volcada al ataque, llegaron dos nuevos tantos, rusos, el segundo de Kraseheninnikov (31), con la ayuda del español Cintas, que tocó ligeramente con la cabeza el balón, y Dimitrii Shishin, en el último minuto con un tiro libre (36).

‘Esta final no ha sido tan fácil como el marcador puede parecer. España estaba en gran forma física y ha jugado muy bien, pero es verdad que ha sido nuestro mejor partido del torneo’, afirmó a AFP el técnico ruso Mijail Lijachev.

Por su parte, Shishin logró al final del partido su undécimo tanto del torneo lo que le sirvió para ser máximo goleador de la competición y ganar la Bota de Oro, superando al brasileño Bruno Xavier, que se llevó la Bota de Plata con diez, y el Balón de Oro como mejor jugador del torneo. ‘La organización del Mundial fue perfecta. Nunca vi un fervor como el de Tahití con su equipo’, señaló el goleador ruso.

Por su parte, el seleccionador español, Joaquín Alonso, reconoció que el segundo tiempo fue determinante cuando Rusia se puso con una ventaja de 3-0. ‘En el primer período estuvimos a su altura, pero en el segundo nos marcaron tres goles, lo que cambió el curso del partido. En el conjunto de la competición estoy contento de haber llegado hasta la final’, dijo el técnico a AFP.

Por su parte, el capitán español Nicolás Alvarado ‘Nico’ reconoció los méritos de Rusia en la final. ‘Rusia es campeona del mundo y es la nueva dominadora de este deporte. Nosotros estuvimos por debajo de nuestro nivel en este partido. Felicito a Rusia’, afirmó Nico. ‘Ellos han jugado bien y nosotros no. Pero quiero dar gracias al público, que nos ha apoyado. Nos quedaremos con la acogida y el calor de la gente’, concluyó el capitán español.

Brasil terminó en tercer lugar en el Mundial al derrotar a Tahití por penaltis (1-0), después de que el tiempo reglamentario terminara 6-6 y la prórroga 7-7. Después de que Tahití forzara los penaltis al marcar un gol de cabeza por medio de Naea Bennett en el último segundo, Brasil se hizo con el bronce en la tanda de penaltis al fallar Li Fung Kee por los locales y marcar Jorginho para los sudamericanos.