Quince días después de lograr el título femenino, Rusia se consagró también campeón de Europa en vóleibol masculino, este domingo en Copenhague al vencer 3 sets a 1 (25-20, 25-22, 22-25 y 25-17) a Italia en la final.

Se trata del primer torneo conquistado por los rusos desde que lo ganaran en 1991 integrando la extinta Unión Soviética.

Actuales campeones olímpicos y ganadores de la última Liga Mundial, los pupilos de Andrei Voronkov pusieron fin a una verdadera maldición al imponerse a la ‘azzurra’ en el partido decisivo disputado en Parken, estadio en el que juega la selección danesa de fútbol, adaptado para el vóleibol en la ocasión.

En los últimos veinte años, Rusia cosechó a nivel continental tres medallas de plata y tres de bronce. En 2005 logró una de las argentas al caer en final ante los italianos, precisamente, y dos años después cayeron sorpresivamente como anfitriones ante España.

En 2009 y 2011 los rusos quedaron apeados del podio europeo.