El Gobierno de Sudán mantendrá su decisión de suspender las subvenciones públicas a los carburantes pese a las protestas con víctimas mortales de los últimos días y las críticas desde dentro del partido gobernante, dijo a AFP el domingo el ministro de Información, Ahmed Bilal Osman.

‘No, no es posible en absoluto [revocar la decisión]. Es la única salida’, dijo el ministro. Según el Gobierno, la eliminación de las subvenciones permitirá ahorrar miles de millones de dólares. La casi duplicación de los precios de la gasolina y el gasóleo el pasado lunes provocó los peores disturbios en 24 años del régimen del presidente sudanés, Omar El Bechir.

Las autoridades hablan de 33 muertos durante la semana pasada, si bien los activistas y los grupos internacionales de derechos humanos aseguran que al menos 50 personas murieron en las protestas, la mayoría en Jartum.

El ministro de Información dijo que las autoridades intervinieron cuando los disturbios se tornaron violentos. ‘Atacaron las estaciones de servicio. Quemaron unas 21’, señaló el ministro, para quien esta decisión tiene que ‘seguir adelante’ pese a que ‘es un poco pesada para el pueblo’.