El constructor aeronáutico Airbus entregó este lunes a Francia el primer A400M, un avión de transporte militar de última generación, que espera tener éxito en el mercado mundial.

‘Es, creo, una pequeña proeza tecnológica’, dijo el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, que asistió a la ceremonia de entrega este lunes en Sevilla, donde fue ensamblado el aparato, acompañado por el príncipe Felipe de Borbón, heredero de la Corona española. Francia ‘comprará quince ya’ y 50 en total, añadió el ministro francés, quien volverá a su país a bordo de este mastodonte, que volará a la base aérea 123 de Orléans.

Diez años han sido necesarios para que este avión, fruto de la colaboración de Alemania, Francia, España, Reino Unido, Bélgica, Luxemburgo y Turquía, vea la luz, después de varios retrasos y sobrecostes causados por una motorización compleja y peticiones técnicas divergentes de los países clientes.

En enero de 2010, Tom Enders, entonces presidente de Airbus, incluso había amenazado con tirar la toalla si los siete países rechazaban compartir los sobrecostes. Dos meses más tarde, se llegó a un acuerdo pero el peso de la crisis económica en los presupuestos europeos de defensa retrasó más de un año la firma definitiva del contrato. Al final, con cuatro años de retraso y un sobrecoste de 6.200 millones de euros (un 30% más), es el mismo Tom Enders, hoy presidente de EADS, quien entrega este avión revolucionario a su primer cliente, Francia.

El A400M es un avión de transporte militar polivalente, que ‘va a transformar la forma en que funcionan las operaciones militares’, explicó a AFP Ian Elliott, vicepresidente de Airbus Military, ya que ‘por primera vez permitirá entregar equipos de combate directamente en el lugar’.

Equipado con cuatro turbopropulsores, puede transportar hasta 37 toneladas a 3.300 kilómetros y aterrizar en terrenos no preparados, como los arenosos, llevando blindados o helicópteros.

El A400M tendrá como principal competidor en el mercado el estadounidense C-130 Hércules de Lockheed Martin, con una capacidad de 20 toneladas y concebido hace más de 50 años. Su otro competidor, el C-17 Globemaster (76 toneladas), se dejará de producir en 2015, anunció recientemente el estadounidense Boeing.

Airbus Military espera exportar 400 de sus apartos en los proximos años, más allá de los 174 ya pedidos en Europa y en Malasia. Alemania ha pedido 53, Francia 50, España 27 y el Reino Unido 22.