Túnez recibió un llamado de atención por parte de la Federación Internacional de fútbol (FIFA), informó ésta este lunes, a causa del intento de su ministro de Deportes de inmiscuirse en asuntos federativos.

‘La FIFA advirtió al gobierno tunecino sobre su potencial injerencia en los asuntos de la federación de fútbol tunecina y lo informó respecto a las consecuencias, que pueden llegar hasta la suspensión de ésta’, anunció un portavoz de la FIFA.

Tarek Dhiab, ministro de Deportes de Túnez, escribió a la FIFA sobre su intención de disolver el buró de la federación de su país, a causa de su balance mediocre y los sucesivos fracasos deportivos. No obstante, tras la advertencia, el secretario de Estado decidió no continuar con su iniciativa.

Túnez, con sucesivas crisis tras los acontecimientos políticos de 2011, se ha visto involucrado en escándalos de corrupción de jugadores y árbitros, así como de violencia por parte de los hinchas, teniendo que jugar como local sin público en algunas competiciones africanas.

Actualmente, ve comprometida su participación en el Mundial de Brasil-2014, debiendo jugar una repesca con Camerún, favorecido por la sanción a Cabo Verde, que se le dio por derrotado al alinear a un jugador de manera antirreglamentaria.