El presidente de México, Enrique Peña Nieto, recibió este martes al magnate brasileño Marcelo Odebrecht, quien invertirá alrededor de 6.300 millones de dólares en el país en los próximos cincos años, informó la presidencia.

Esas inversiones se harán a través del conjunto de empresas de Odebrecht y estarán dirigidas a los sectores mexicanos de ‘petroquímica, saneamiento y energía hidráulica renovable, producción de etanol, azúcar y energía renovable de biomasa, y en concesiones carreteras’, indicó la presidencia en un comunicado.

‘Con las inversiones (…) la perspectiva es generar cerca de 20.000 empleos directos y otros 60.000 indirectos’, dijo en el encuentro Odebrecht.

El magnate brasileño ya ha invertido unos 1.800 millones de dólares en estudios sobre esas inversiones en México.

Brasil y México son la primera y segunda mayores economías de América Latina, ambas registrando un crecimiento menor al esperado. México revisó a la baja sus perspectivas de crecimiento del 3,1% que preveía a principios de año a 1,7%. Entretanto, el Banco Central brasileño redujo el lunes de 2,7 a 2,5% la previsión de crecimiento de su PIB.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) advirtió recientemente que la baja expansión económica de los dos países repercutirá en que la región cierre 2014 con un crecimiento de 3%, por debajo de las estimaciones de 3,5%