La regasificadora que construirá y operará la franco-belga GDF Suez en Montevideo iniciará sus operaciones en 2015, anunciaron este martes la empresa y autoridades uruguayas, tras la firma del contrato.

El contrato para construir y operar la planta es de tipo BOOT (Build, Own, Operate, Transfer), por un plazo de 15 años.

La planta flotante, GNL del Plata, estará ubicada a 2,5 kilómetros de la costa de Montevideo, en la zona de Puntas de Sayago, al oeste de la bahía capitalina, adonde llegará el gas natural licuado por barco y se regasificará para ser consumido.

La terminal tendrá una capacidad de almacenamiento a largo plazo de 263.000 metros cúbicos y una capacidad de regasificación de 10 millones de m3 por día, expandible a 15 Msm3/día.

El costo acumulado para el total del proyecto hasta 2026 se estima en 1.125 millones de dólares.

‘GNL del Plata marca nuestro ingreso al mercado uruguayo y amplía aún más nuestra presencia en América Latina, que es una región clave de crecimiento para nuestro Grupo’, señaló Willem Van Twembeke, CEO de GDF Suez Energy International, tras la firma del contrato.

‘Se espera que la demanda de GNL en la región sea más del doble en los próximos 10 años, y esta terminal nos permitirá apostar al desarrollo de la industria del gas natural licuado y fortalecer nuestra presencia y experiencia global del GNL’, añadió.

‘Tenemos un compromiso de larga data con Latinoamérica y ésta seguirá siendo una región clave para nosotros en el largo plazo’, enfatizó.

El ministro de Industria y Energía, Roberto Kreimerman, comentó por su parte que la firma del contrato ‘es un hito en la estrategia energética’ del país, que permitirá la ‘disminución de la vulnerabilidad y de costos energéticos’.

Actualmente Uruguay consume unos 300.000 metros cúbicos de gas natural al día (solo 2% de la matriz energética), ya que depende de la importación del producto, pero a partir de la puesta en marcha de la regasificadora planea pasar centrales termoeléctricas que funcionan a petróleo a gas, que es más barato y menos contaminante.

A mediano plazo, el gobierno prevé además utilizar ese combustible en el transporte, en una primera etapa en taxímetros y autobuses.

Vender a los vecinos

El proyecto de la planta fue lanzado en junio de 2010 junto con Argentina, pero ante las sucesivas postergaciones por parte del gobierno de Cristina Kirchner, el presidente uruguayo, José Mujica, decidió finalmente seguir adelante en solitario con el plan.

Mujica dijo el martes a periodistas que de todas formas confía en que Argentina comprará el excedente de gas de la terminal.

‘No tengo duda’, indicó. ‘Y si no se le vende a Argentina, se le vende a Brasil (que) necesita, tiene una usina parada de ciclo combinado en Uruguayana. Hay alternativas’.

GDF Suez superó en la competencia por adjudicarse el proyecto a la española Enagás, la noruega Höegh y el consorcio conformado por KoreaGas Corp y Samsung Heavy.

El inicio de las obras comenzará cuando esté lista la habilitación de la Dirección de Medio Ambiente, indicó el director nacional de Energía, Ramón Méndez.

‘La viabilidad ambiental de localización ya fue dada’, indicó Méndez. ‘Lo que hubo que hacer a posteriori fue el estudio de impacto ambiental para ver si había algún impacto ambiental, analizar las medidas de mitigación para que ese imapcto sea el menor posible’.

Un grupo de vecinos de la zona oeste de Montevideo cuestionó en los últimos días la instalación de la regasificadora, indicando que la distancia de 2,5 kilómetros de la costa no garantiza la seguridad de la población.