El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo este miércoles sin cambios su tasa de referencia, en el mínimo histórico del 0,5%, y se declaró dispuesto a usar ‘todos los instrumentos’ a su disposición para apoyar la aún frágil recuperación en la zona euro.

Como se esperaba, el BCE mantuvo su principal tipo de interés en ese mínimo al que lo llevó el pasado mes de mayo.

El comité de política monetaria del BCE, cuya sede está en Fráncfort, se reunió excepcionalmente este miércoles en París. La institución suele deslocalizar su reunión mensual dos veces al año a otra capital de la unión monetaria, formada por 17 de los 28 países de la Unión Europea.

‘Estamos dispuestos a considerar todos los instrumentos a nuestra disposición’ para asegurar la liquidez y apoyar el crecimiento, dijo Mario Draghi, presidente del BCE, en una conferencia de prensa posterior a la reunión.

Draghi añadió que mantendrá su política de estímulo monetario ‘el tiempo que sea necesario’. El presidente del BCE ya había advertido en julio que las tasas del bloque, que acaba de salir de la recesión, se mantendrían bajas durante un largo período, e incluso podrían bajar, en un contexto de coyuntura aún incierta.

El BCE tiene ‘a su disposición una amplia gama de instrumentos’, entre ellos ‘otro LTRO si fuera necesario’, precisó este miércoles, refiriéndose a líneas de crédito baratas y a largo plazo destinadas a los bancos.

En los dos precedentes LTRO -en diciembre de 2011 y febrero 2012- el BCE había prestado mas de un billón de euros, a tasa fija y por tres años, a bancos de la zona euro. Gran parte de esos préstamos ya han sido devueltos.

‘No excluimos ninguna opción’ aseguró Draghi, tras advertir de que no han desaparecido los riesgos que acechan a la actividad económica en la zona euro.

Una leve mejora en la zona euro

Los analistas esperaban que el BCE mantuviera sin cambios su tasa de referencia, pese a un contexto de mejora de los indicadores económicos en la zona euro.

Por primera vez en dos años y medio, el desempleo se redujo en julio en el bloque, según cifras publicadas el martes, aunque 19 millones de personas sigan sin empleo en la región.

En efecto los expertos consideran aún demasiado frágil la recuperación en Europa, lo que indujo a Draghi a renovar su promesa hecha en julio: mantener las tasas a un nivel bajo ‘el tiempo que sea necesario’, e incluso bajarlas aún más.

Pero según Michael Schubert, del banco Commerzbank, la institución monetaria de Fráncfort además ‘quiere evitar’ que un excesivo optimismo conduzca a los mercados a anticipar un alza de los tipos de interés, lo que ‘pondría en peligro la reactivación’ económica, explica el analista.

En fin, Draghi sostuvo en su conferencia de prensa que la parálisis presupuestaria en Estados Unidos es ‘un riesgo para Estados Unidos y el mundo si se prolonga’.

‘De momento, no tenemos la impresión’ de que vaya a ser el caso, añadió el presidente del BCE, en momentos en que el bloqueo presupuestario en Estados Unidos conduce a la administración federal a un ‘shutdown’, es decir, a la suspensión casi total de sus actividades.

Interrogado sobre un eventual ‘default’ estadounidense, si antes del 17 de octubre no hay acuerdo entre demócratas y republicanos para elevar el techo de la deuda pública, Draghi dijo no creer que ello pueda producirse.