La NBA castigó este viernes con dos partidos de suspensión al entrenador novato de los Brooklyn Nets, Jason Kidd, después de que éste se declarara culpable en un tribunal de Nueva York de conducir en estado de ebriedad.

Kidd, que se retiró como jugador en la primavera pasada después de 19 temporadas en la NBA, marcadas por un campeonato en 2011 con Dallas, no estará en el banquillo de los Nets para su debut como técnico en el primer partido de la temporada el 30 de octubre en Cleveland, así como su primer partido en casa el 1 de noviembre contra Miami, el campeón defensor.

Con la firma este año de los veteranos Kevin Garnett, Paul Pierce y el ruso Andrei Kirilenko, los Nets refuerzan un equipo que ya contaba con estrellas como Deron Williams, Joe Johnson y el cubano-estadounidense Brook Lopez.

Los Nets surgen como principales rivales de Miami en esta temporada en la Conferencia Este.