La retirada de la acreditación antidopaje al laboratorio de Rio, a escasos meses del mundial, provoca quebraderos de cabeza a la FIFA, que ha previsto como plan B enviar las muestras a Suiza al no poder analizarlas in situ.

El contratiempo del laboratorio de Rio, que ha acabado perdiendo la acreditación acordada por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) se suma a las dificultades con los estadios.

‘Es un gran desafío porque por primera vez, no podremos disponer de un laboratorio en un país sede del Mundial’, subrayó el viernes el jefe médico de la FIFA, Jiri Dvorak, durante una conferencia sobre el dopaje celebrada en Zúrich.

El responsable incluso admitió, en presencia del director general de la AMA, David Howman: ‘Evidentemente, no estamos muy contentos con ello’.

La confirmación de la AMA, a mediados de noviembre, de que el laboratorio de Rio no podría recuperar su acreditación a tiempo para el Mundial cayó como un jarro de agua fría sobre los responsables del programa antidopaje de la FIFA.

‘Esto es realmente inconcebible, cuando se va a celebrar un campeonato del mundo y, dos años después unos Juegos Olímpicos’, declaró a la AFP el presidente de la comisión médica de la FIFA Michel D’Hooghe.

Obligada a encontrar otro laboratorio entre la treintena que hay repartidos por el mundo, la FIFA ha optado por el de Lausana, con el que trabaja regularmente, así como el Comité Olímpico Internacional (COI).

Dificultades logísticas y sobrecoste

A medida que los jugadores se sometan a controles en Brasil, las muestras se enviarán por correo urgente a Suiza, lo que supondrá un desafío importante teniendo en cuenta que los frascos deben conservarse a una temperatura de entre 4 y 8 grados y su contenido ser analizados en las 36 horas siguientes a la extracción para evitar cualquier degradación.

‘Esta situación nos causa problemas financieros y de logística. Esto nos va a costar mucho dinero, tengo cifras en la cabeza…’ explicó Michel D’Hooghe, reservándose el monto final de la operación.

‘Nos pone problemas para llevar convenientemente las muestras al laboratorio. Porque ir primero de Fortaleza a Rio, después de Rio a Zúrich y finalmente de Zúrich a Lausana no es evidente’, añadió el médico belga.

El COI podría encontrarse en la misma situación si el laboratorio antidopaje de Moscú, que prevé abrir una sucursal en Sochi durante los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero, también es finalmente suspendido.

Por el momento, la AMA ha dado de plazo hasta el domingo al laboratorio ruso para que contrate expertos independientes para subsanar las lagunas detectadas, de lo contrario se le retirará su acreditación durante medio año.

Michel D’Hooghe dijo haber insistido ante la AMA por intentar una tutela para el laboratorio de Rio similar a la del de Moscú, pero que no lo logró.

Mientras el de Moscú recibió una simple tarjeta amarilla, el de Rio recibió la roja directa.

El laboratorio brasileño ya había sido suspendido una primera vez en 2012 por sus deficiencias en cuanto a demanda de calidad, y fue sancionado de nuevo este pasado verano (boreal), lo que provocó automáticamente su revocación.

Para Sochi, en cambio, ‘se trata de una suspensión condicional’, precisó David Howman. ‘Es molesto, pero no se puede hacer gran cosa’.

Y el director general de la AMA reenvía la responsabilidad a los responsables de la FIFA, a la que acusa de dificultar inútilmente su labor. ‘No tienen más que reflexionar si es mejor enviar las muestras sanguíneas a Europa o a Montreal’, en Canadá, mucho más cerca de Brasil.