El poderoso ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali al Naimi, expresó su satisfacción con los precios del petróleo, que rozan los 100 dólares el barril, a su llegada el lunes a Viena para la reunión de la OPEP.

Las declaraciones del ministro saudita, el más influyente en el seno de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, que congrega a 12 países, sugieren que el cartel dejará sin cambios su techo de producción de 30 millones de barriles diarios, en su reunión el miércoles en la capital austriaca.

‘Los precios (del barril del petróleo) han sido buenos desde hace dos años’ y el mercado ‘está en equilibrio’, declaró el ministro del primer país productor de petróleo del mundo.

Al Naimi se congratuló también de las perspectivas de la economía mundial, que considera están mejorando, lo que es un estímulo para el mercado petrolero.

‘¿Por qué están pesimistas sobre el mercado?’, interrogó el ministro al nutrido grupo de reporteros que lo esperaba en un gran hotel de Viena, ansiosos por tener algún indicio sobre lo que decidirá la OPEP el miércoles.

‘La demanda está fantástica, el crecimiento económico está mejorando’, aseguró Al Naimi, que dio a entender que la OPEP no procederá a recortar su techo de producción, decidido en diciembre de 2011, pese a especulaciones de que el acuerdo alcanzado hace diez días entre las grandes potencias e Irán se reflejará a mediano plazo en un aumento de las exportaciones de crudo iraní, cuando se levanten las sanciones que pesan contra Teherán.

Según Al Naimi, ese posible aumento de crudo iraní en el mercado no es suficiente motivo para reducir el tope de producción, porque ‘hay suficiente demanda’ en el mercado mundial del petróleo.

La OPEP, fundada en 1960 y que cuenta entre sus miembros a Venezuela y Ecuador, bombea alrededor de una tercera parte de la producción mundial de crudo.

Este año, los precios del Brent oscilaron dentro de una horquilla comprendida entre 100 y 120 dólares el barril, cayendo solo brevemente bajo el nivel de los 100 dólares en la primavera boreal.

‘Esos precios son los buenos. Los precios los decide el mercado. Y estamos contentos con lo que el mercado decida’, concluyó el titular de Petróleo saudita.

Además, sigue habiendo problemas de suministro con otro miembro de la OPEP, Libia, donde la producción pasó de 1,5 mbd antes de la revuelta contra Muamar Gadafi, a comienzos de 2011, a 250.000 barriles diarios actualmente, lo que contribuye a mantener altos los precios del Brent, referencia para el Medio Oriente, recordó un especialista que cubre la reunión de la OPEP en Viena.

Y ello, pese a que la OPEP prevé una caída de la demanda de su crudo hasta en 2017, a causa del alza de la oferta de países no miembros del cartel.

Los doce ministros, que han ido aterrizando en Viena en las últimas horas, empezarán a tener reuniones bilaterales desde el martes por la mañana.

En la agenda de su reunión figura también la elección del nuevo secretario general de la OPEP, que fue aplazada un año, por falta de acuerdo entre Arabia Saudita, Irán e Irak, que aspiraban cada uno a ese cargo.

El actual jefe del cartel, el libio Abdallah El Badri – que cumplió dos mandatos de tres años, desde el 1 de enero de 2007, y fue prolongado un año en diciembre pasado – podría ser designado nuevamente en ese cargo, por falta de acuerdo, según analistas en Viena.