La balanza comercial brasileña acumula un déficit de 89 millones de dólares entre enero y noviembre, tras un resultado positivo de 1.740 millones de dólares en noviembre, informó el lunes el ministerio de Industria y Comercio.

El resultado negativo del acumulado del año es el peor desde el año 2000, debido a un aumento de 7,2% en las importaciones, contra una caída de 1,1% en las exportaciones.

Las ventas a Estados Unidos cayeron 9,4% y 3,4% las destinadas a la Unión Europea, mientras aumentaron las colocaciones en Argentina (9,1%) y en China (11,8%).

En cuanto a las importaciones, crecieron las provenientes de Estados Unidos (10,8%), Unión Europea (6,4%), China (8,3%) y Argentina (2,3%).

El mercado, consultado semanalmente por el Banco Central, ha ido reduciendo progresivamente el estimado de la balanza para el año, y actualmente proyecta un superávit de apenas 1.300 millones de dólares.

Los malos resultados de la balanza comercial llevaron a la Asociación de Comercio Exterior de Brasil (AEB) a revisar sus previsiones. Según el organismo, el país cerrará el año con un déficit de 2.000 millones de dólares, el primer saldo negativo desde 2000.