Junto a su cadáver había otros dos hombres, los que fueron reconocidos como el abogado Dagoberto López Samayoa, 54, y Daniel Aristondo Loayza, supuestamente originario de Santa Rosa. 

López desapareció desde el 23 de noviembre pasado, la familia dijo que salió para Quetzaltenango, o sea fue visto por última vez cuando salió de su residencia en Santa Cruz del Quiché.

El personal del Ministerio Público encontró en la escena del crimen un recibo bancario a nombre de Carlos Roberto León por Q800 mil, supuestamente comprobante de una compraventa de una propiedad; además, se halló un teléfono celular y dos billetes de Q20 en efectivo.