El partido izquierdista mexicano PRD presentó este martes en el Senado más de 1,6 millones de firmas de ciudadanos que reclaman una consulta nacional sobre la iniciativa de reforma energética del gobierno, a la que esta formación acusa de querer ‘privatizar’ el estatal sector petrolero.

Los dirigentes del PRD (Partido de la Revolución Democrática) convocaron a un mitin y una posterior marcha por una zona céntrica de la capital mexicana hasta el Senado, donde se prevé que el proyecto energético del presidente Enrique Peña Nieto empiece a ser discutido próximamente.

‘Si pasan por encima de esta petición, entonces les decimos de una vez para que lo escuchen: en 2015 nos vamos a ver en las urnas’, dijo ante unos 2.000 seguidores y en referencia a las elecciones legislativas de ese año, el presidente del PRD, Jesús Zambrano.

La iniciativa de reforma constitucional en materia energética presentada por el gobierno contempla una mayor apertura del estatal sector petrolero a las empresas privadas, con las que podría colaborar en la extracción de crudo en aguas profundas y compartir las utilidades.

El PRD apuesta por una ‘modernización’ de la compañía monopolística estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) pero sin modificar la Constitución, y acusa al oficialista PRI (Partido Revolucionario Institucional) de perseguir la privatización de esta empresa, que aporta más de un tercio de los ingresos del presupuesto público.

La semana pasada el PRD decidió apartarse del llamado Pacto por México -el inédito acuerdo entre gobierno y oposición para consensuar reformas estructurales- si no se hacen cambios sustanciales a este proyecto energético, que el PRI podría sacar adelante con el apoyo del conservador PAN (Partido Acción Nacional), y a otra reforma política que se discute en el Senado.

Legisladores han apuntado que la reforma política -que prevé abrir la puerta a la reelección de congresistas y alcaldes- podría ser aprobada este mismo martes en el Senado y que posteriormente se iniciaría la discusión de la reforma energética.