El nuevo presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, dio este miércoles un año a la institución olímpica para hacer más sencillo el proceso de candidaturas de las ciudades para los Juegos Olímpicos y otra serie de reformas.

Durante una conferencia de prensa telefónica casi tres meses después de su elección, el exesgrimista alemán explicó cómo pensaba lanzar el debate en el seno de los miembros del COI para reunir ideas con el objetivo de fijar una lista de objetivos a conseguir, agrupados en el proyecto ‘Agenda Olímpica 2020’.

‘Si todo va bien a finales del próximo año tendremos esa Agenda Olímpica 2020 preparada’, subrayó el patrón del COI.

Una de las prioridades de Thomas Bach es revisar el proceso de candidaturas para animar a las ciudades a demostrar su originalizar y evitar tener dosieres demasiado similares, que en algunos puntos no se diferencian unos de otros.

‘Actualmente, hacemos centenares de preguntas técnicas al principio de las candidaturas, de tal manera que no se deja espacio para la originalidad. Si se hacen preguntas técnicas precisas, se obtienen las respuestas que la gente piensa que quieres escuchar’, apuntó.

La reforma se aplicaría desde la carrera para los Juegos Olímpicos de verano de 2024, que se iniciará oficialmente en 2015, pero Bach querría ya que fueran en esa dirección las seis ciudades aspirantes a los Juegos de invierno de 2022 -Oslo, Estocolmo, Cracovia (Polonia), Lviv (Ucrania), Almaty (Kazajistán) y Pekín-.

‘Les animé a ir en ese sentido y a no seguir los modelos anteriores, a que tomen iniciativas por ellas mismas, a tener confianza en sus propias ideas y en su propio proyecto, y a compartirlo con nosotros’, afirmó el presidente del COI.