Sierra estará al frente de la entidad por espacio de 10 meses, luego que durante 55 intentos los magistrados finalmente lograron el consenso para elegir al presidente, se tardaron dos meses. 


La toma de posesión ha sido criticada por el alto costo que significó la celebración, entre Q50 y Q60 mil, según el presupuesto que asigna la Corte Suprema de Justicia para estos eventos anuales. 
Desde primeras horas de la mañana empleados de ese organismo colocaron varios toldos, para la llegada de 700 invitados.