Las poderosas escuadras de Cuba y Rusia, dos potencias mundiales del boxeo, están listas en La Habana para enfrentarse el viernes por la Serie Mundial de Boxeo (WSB), que marca un retorno discreto del profesionalismo a la isla.

Los dos equipos asistieron al pesaje de rigor este jueves en un lujoso hotel de La Habana.

Cuba llega con dos invictos frente a México y Polonia (5-0), mientras que Rusia, que desembarcó sorpresivamente con una escuadra joven, tiene 4 puntos, tras ganar 5-0 frente a Polonia y perder 2-3 con Kazajistán.

‘Los muchachos pienso que van a dar un gran espectáculo, tienen un gran entusiasmo y están preparados para ganar’, dijo a la prensa el presidente de la Federación Cubana de Boxeo, Alberto Puig, que opinó que ‘la mayoría de los rusos tiene calidad y van a dar buenos combates’.

Sin embargo, la escuadra rusa sorprendió al arribar el miércoles a la capital cubana con cinco púgiles muy jóvenes y con escaso historial sobre el ring.

‘Traemos un equipo de tercera categoría, aunque bien preparado. Venimos más que todo en busca de desarrollo’, dijo el preparador de la escuadra rusa, el campeón olímpico y mundial Alexander Lebziak.

La Serie Mundial, a la que Cuba se incorporó este año, prevé remuneraciones en metálico para sus participantes, lo que en la práctica es un discreto retorno al profesionalismo, tras 50 años de amaterurismo como política oficial, que eliminó el deporte rentado en la década de 1960.

También cambia algunas reglas vigentes en el deporte amateur, como prescindir del casco protector y la camiseta, lo que promete un espectáculo novedoso para los aficionados de la isla.

‘Es un boxeo atípico (para los cubanos). Están entrenándose fuertemente por la presión que representa el equipo ruso y nuestro propósito competitivo es ganar como mínimo tres peleas para llevarnos el tope’, añadió Puig.

Destacó que el equipo cubano se encuentra bien preparado a pesar de la ausencia por indisciplina de algunas de sus astros como los campeones olímpicos Robeisy Ramírez y Roniel Iglesias.

El match se celebrará en Coliseo de la Ciudad Deportiva de La Habana, con capacidad para 15.000 personas, y se prevé un gran ‘show’ con modelos femeninas anunciando las peleas y una pantalla gigante, para que no se escapen detalles.

A pesar de un alza en el costo de las entradas para el espectáculo, costarán entre 3 y 10 pesos (0,15 y 0,45 dólares), un precio bajo si se compara con la media internacional de estos espectáculos deportivos.

Cuba, tierra de grandes boxeadores, reinó a nivel olímpico de 1972 al 2004, lapso en el que brillaron leyendas como el fallecido Teófilo Stevenson y el retirado Félix Savón.

Pero una serie de deserciones comenzó a golpear el boxeo cubano a partir de 2006, lo que la llevó a perder las coronas olímpica y mundial.