El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo este jueves su principal tasa directriz en el nivel históricamente bajo del 0,25%, en su reunión mensual de política monetaria.

Esta decisión era esperada, ya que esa tasa -barómetro del precio del crédito en la zona euro- ya fue reducida en un cuarto de punto el pasado mes de noviembre, en un contexto de muy baja inflación.

Tras haberla mantenido durante meses en el 0,5%, el consejo de gobernadores del BCE había sorprendido a los mercados en noviembre al rebajar la tasa directriz a 0,25%, ante los riesgos de deflación que hubiera lastrado la aún frágil recuperación de la zona euro.

Desde entonces, el nivel de la inflación se ha recuperado algo, llegando al +0,9% en noviembre. Otros indicadores también confirmaron la recuperación de la economía europea.