El Banco Central Europeo (BCE) subió ligeramente este jueves su previsión de crecimiento para la zona euro en 2014, al 1,1% (frente al 1% anterior), y mantuvo su previsión de retroceso para este año (del 0,4%).

El Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro ganaría más vigor en 2015, con una previsión de crecimiento del 1,5%, según el BCE. Por otra parte, el instituto emisor redujo sus previsiones de inflación para 2013 y 2014 al 1,4% y el 1,1%, respectivamente.

El alza de precios en la zona euro será del 1,3% en 2015, según el BCE. El presidente del BCE, Mario Draghi, reiteró, en una conferencia de prensa tras la reunión mensual de los gobernadores, que esperaba ‘un período prolongado de débil inflación’.

Por esa razón, el BCE redujo el pasado noviembre su principal tasa directriz del 0,5% al 0,25%, nivel históricamente bajo en el que se mantuvo este jueves.

Tras tenerla durante meses en el 0,5%, el consejo de gobernadores del BCE sorprendió a los mercados al rebajar el cuarto de punto, ante los riesgos de una deflación que habría lastrado la aún frágil recuperación de la zona euro.

Desde entonces, el nivel de la inflación se ha recuperado algo, llegando al 0,9% en noviembre. Otros indicadores también confirmaron la recuperación de la economía europea.