Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Neymar, Mario Balotelli o Franck Ribery serán algunas de las estrellas que participarán en el próximo mundial de Brasil, el mayor escaparate futbolístico, aunque este evento también tendrá sonadas ausencias, con las que se podría formar un equipo con aspiraciones.

Empezando por la portería, el titular indiscutible de este equipo de los ausentes sería el checo del Chelsea Petr Cech, considerado desde hace años como uno de lo mejores arqueros del mundo.

Para acompañarle, se podría elegir al arquero esloveno del Inter de Milán Samir Handanovic y al polaco del Arsenal Wojciech Szcz?sny.

En el lateral derecho podría actuar el serbio del Chelsea Branislav Ivanovic o el polaco Lukasz Piszczek, del Borussia Dortmund, mientras que para la otra banda quedarían el joven austriaco del Bayern Múnich David Alaba o el serbio Aleksandar Kolarov, del Manchester City.

Otro serbio, Nemanja Vidic, del Manchester United, el danés del Liverpool Daniel Agger, el rumano del Tottenham Vlad Chiriches, el eslovaco del Liverpool Martin Skrtel y el venezolano Fernando Amorebieta, del Fulham, lucharían por los dos puestos en el centro de la defensa.

Para la posición del medio defensivo podrían optar el escocés del Manchester United Darren Fletcher y el peruano de la Fiorentina Juan Manuel Vargas.

El puesto de organizador, el clásico 10 que se encarga de llevar juego a los atacantes, sería uno de los más competidos, con aspirantes reputados como el turco Arda Turan del Atlético de Madrid, el danés del Tottenham Christian Eriksen, el galés del Arsenal Aaron Ramsey o su compañero checo Tomas Rosicki, así como el armenio Henrik Mkhitaryan, una de las revelaciones esta temporada en la Bundesliga con el Borussia Dortmund.

Por la banda derecha podrían actuar el polaco Jakub B?aszczykowski del Borussia Dortmund o el peruano Jefferson Farfán, del Schalke 04.

En el otro extremo, jugaría una de las grandes estrellas que estará ausente en Brasil, el galés Gareth Bale, fichado el pasado verano por el Real Madrid por una cifra cercana a los 100 millones de euros, que le sitúa como el traspaso más caro de la historia del fútbol.

El venezolano Juan Arango, ahora en el Borussia Mönchengladbach, sería un recambio de garantías para Bale.

Muchos son los jugadores que podrían actuar en los dos puestos de ataque de este equipo ‘fantasma’, aunque la titularidad estaría reservada para el sueco Zlatan Ibrahimovic, del París SG, y para el polaco del Dortmund Robert Lewandovski, dos de los mejores goleadores que actúan en las ligas europeas.

El sueco admitió recientemente que está en el mejor momento de su carrera, después de varios años en la élite jugando en los mejores equipos del continente (como Ajax, Juventus, Inter, Barcelona y Milan), mientras que Lewandovski acabará contrato con el Borussia Dortmund el próximo mes de junio y será uno de los jugadores más cotizados del próximo ‘mercato’.

En la delantera quedarían como ‘suplentes de lujo’ el eslovaco Marek Hamsik, una de las claves del gran inicio de temporada del Nápoles, el gabonés Pierre-Emerik Aubameyang, fichado por el Dortmund tras ser máximo goleador en Francia, o el montenegrino Stevan Jovetic, que tras destacar en la Fiorentina fue traspasado el pasado verano al Manchester City.

En el caso de buscar veteranía para los momentos cruciales de los partidos, podría estar asegurada con los paraguayos Roque Santa Cruz, del Málaga, y Claudio Cardozo, del Benfica, o los peruanos Claudio Pizarro, suplente en el Bayern Múnich, y Paolo Guerrero, que marcó el gol contra el Chelsea en la final del último Mundial de Clubes.

En la recámara quedan aún delanteros que están dando gran rendimiento en sus equipos, aunque nacieron en países que por el momento no disponen del potencial para participar en un mundial, como el senegalés del Chelsea Demba Ba, el macedonio del Nápoles Goran Pandev, el irlandés Aiden McGeady, del Spartak de Moscú, el húngaro del Schalke 04 Adam Szalai, el montenegrino de la Juventus Mirko Vucinic, y el venezolano Salomón Rondón, del Rubin Kazan.