Los transportistas se quejaron que los pandilleros les exigieron un pago adicional este mes y por eso decidieron hacer paros aun cuando afectan a los usuarios del trasporte. 

Las personas molestas buscan alternativas para trasportarse y manifiestan que ahora pagan tres veces más de lo normal. 
La Procuraduría de los Derechos Humanos informó que en el transcurso de este año han muerto 60 pilotos de buses, 25 ayudantes y 27 usuarios del transporte, todos relacionados con las extorsiones.