El Senado mexicano retrasó al viernes la presentación y discusión de un polémico proyecto de reforma energética, que podría abrir la puerta del estatal sector petrolero a privados, en medio de fuertes protestas en el exterior del recinto, informaron este jueves portavoces partidistas.

La reunión para presentar en comisiones el proyecto de reforma, cuyos detalles no han sido revelados, estaba prevista para este jueves pero fue trasladada a la mañana del viernes, informó a la prensa David Penchyna, senador por el oficialista PRI (Partido Revolucionario Institucional) y presidente de la Comisión de Energía.

‘Se está terminando una propuesta de proyecto de dictamen (la propuesta que sería presentada al Senado) y esos trabajos continúan’, explicó Penchyna.

El contenido del texto ha generado una gran expectativa en México así como una grieta en el llamado Pacto por México, la inédita alianza legislativa entre gobierno y oposición, y fuertes protestas de la izquierda sin representación parlamentaria.

El propio Penchyna ha señalado que legisladores del PRI y del opositor PAN (Partido Acción Nacional, conservador) han mantenido contactos para acercar sus respectivos proyectos de reforma energética, los cuales llevaron al izquierdista PRD (Partido de la Revolución Democrática) a separarse del Pacto por México.

El proyecto presentado por el presidente Enrique Peña Nieto (PRI) propone cambiar la Constitución para que compañías privadas puedan participar -a través de contratos de utilidad compartida- en la exploración y explotación de pozos petroleros, actividad reservada hasta ahora a la compañía estatal Pemex.

De su lado, el PAN propone una mayor apertura que incluya el otorgamiento de licencias y concesiones, mientras el PRD se opone frontalmente a cambiar la Constitución.

Ante la convocatoria al inicio del debate, centenares de personas se manifestaron este jueves por segundo día consecutivo frente al Senado llamados por el dos veces candidato presidencial del PRD Andrés Manuel López Obrador, quien asegura que la reforma pretende arrebatarle al país los beneficios del petróleo.

López Obrador no puede encabezar lo que ha denominado como un ‘cerco’ pacífico al Senado porque el martes fue intervenido quirúrgicamente por un infarto.

La estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) ha enfrentado una drástica caída de su producción de crudo -que representa la principal fuente de ingresos del país- desde los 3,4 millones de barriles diarios de 2004 a los 2,5 millones registrados durante el tercer trimestre de 2013.