El banco central alemán elevó ligeramente este viernes sus previsiones de crecimiento para Alemania en 2014, al considerar que la primera economía europea está en fase de aceleración, estimulada por un vigoroso mercado interno.

El Bundesbank apuesta por un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) alemán del 1,7% en 2014, frente al 1,5% anunciado en junio.

Para 2013, ‘no se espera más’ del 0,5% de crecimiento, contra un previsión anterior del 0,3%. En 2015, el PIB alemán aumentará hasta un 2%, según las proyecciones del Bundesbank.