La profesional recomendó a las personas evitar quemar llantas, envases plásticos que contengan restos de shampoo, jabones, limpiadores domésticos, desinfectantes o líquidos inflamables. 

Además dijo que nos se quemen baterías ni pilas, envases de aerosoles, aceites, solventes, pinturas, recipientes que contengan insecticidas, herbicidas, veneno para ratas, restos de medicinas o cualquier producto tóxico. 

El relacionista de los Bomberos Voluntarios Julio Sánchez, aconsejó que las personas con problemas de salud relacionadas con cardiopatías y respiratorias, así como a la población en general, para que no practiquen ejercicios al aire libre durante y después de la llamada quema del diablo, así como no exponerse por mucho tiempo a las emisiones de gases producto de la actividad.