Brasil saludó este sábado el acuerdo alcanzado en Bali durante la conferencia ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC) para liberalizar el comercio mundial, asegurando que es ‘ampliamente positivo’ para el país sudamericano.

‘Los resultados son ampliamente positivos para Brasil. El acuerdo de Facilitación del Comercio, de gran interés para el empresariado y gobierno brasileños, impulsa reformas que ya están siendo implementadas en el país’, señaló una nota de la Cancillería brasileña.

‘Facilita el acceso de nuestros productos a mercados en todo el mundo, al simplificar y desburocratizar procedimientos aduaneros’, añadió la nota de este país productor global de materias primas como azúcar, hierro o soja.

El acuerdo ‘puso fin a años de parálisis de la Ronda de Doha’, enfatizó la nota, que señaló que la agricultura es uno de los temas primordiales para Brasil en estas negociaciones.

Brasil insistió en que este acuerdo ‘revitaliza la vertiente normativa de la Organización y así reabre el camino para la actualización y fortalecimiento del sistema multilateral de comercio’.

El acuerdo de Bali es considerado un paso importante hacia la conclusión del ambicioso proyecto para liberalizar el comercio mundial iniciado en 2001 en la capital de Catar, Doha, que hasta ahora se mantenía bloqueado.

Conocido como ‘Doha Light’, el programa comprende tres pilares: agricultura, ayuda al desarrollo y la facilitación de intercambios, que pretende reducir la burocracia en las fronteras.

El acuerdo fue aprobado por los 159 Estados miembro reunidos en la isla indonesia. Representa sin embargo sólo menos del 10% del ambicioso programa de Doha.