La Organización Mundial del Comercio (OMC) es el único organismo internacional encargado de las normas comerciales entre países.

Creada en 1995 y con sede en Ginebra, cuenta con 159 países miembros y a menudo recibe candidaturas de Estados que deben responder a una serie de normas precisas sobre la apertura de sus mercados.

En la reunión ministerial que se celebró en la isla indonesia de Bali del martes al viernes, Yemen se convirtió en el 160º Estado miembro.

El director general, designado por un período de cuatro años por los Estados miembros, cuenta con un equipo internacional de 640 personas. El brasileño Roberto Azevedo sucedió en septiembre al francés Pascal Lamy.

El principio del consenso entre países miembros aplica la norma de ‘un país, un voto’, lo que confiere un derecho de voto a cada Estado, y complica mucho la conclusión de cualquier acuerdo.

La OMC sucedió al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), creado tras la Segunda Guerra Mundial.

Para crear la OMC se necesitaron ocho años de negociaciones de 1986 a 1994, en el marco de la Ronda de Uruguay.

En 2001 en Catar, la organización lanzó la ‘Ronda de Doha para el desarrollo’, un vasto conjunto de medidas que buscan liberalizar los intercambios comerciales, reduciendo las barreras aduaneras.

Pero desde entonces las negociaciones no habían conducido a ningún acuerdo, a pesar de cuatro grandes conferencias ministeriales (Cancún en 2003, Hong Kong en 2005 y Ginebra en 2009 y 2011). Hasta que este sábado la organización selló en Bali un acuerdo calificado de histórico para liberalizar el comercio mundial.

Con regularidad, algunos grandes países como Estados Unidos amenazan con renunciar al multilateralismo para privilegiar acuerdos regionales, limitados a un puñado de países.

Según varios análisis, la apertura del comercio mundial permitiría estimular de forma considerable la economía mundial y crear decenas de millones de empleos.

Además de la responsabilidad de las negociaciones de Doha, la OMC arbitra los diferendos comerciales entre países. En los últimos diez años recibió no menos de 300 demandas de arbitraje.