El boleto del Brasil de Neymar a los octavos está casi garantizado en un Grupo A que no debería generarle mayores dificultades, antes de toparse con grandes selecciones en su camino soñado a la final del Mundial-2014.

Después del sorteo de grupos celebrado el viernes en Costa do Sauipe (Bahia, noreste) quedó definido que el anfitrión enfrentará en el partido de apertura (12/6) en Sao Paulo a Croacia, que clasificó a Brasil-2014 a través del repechaje europeo.

México, la siempre jurada ‘piedra en el zapato’ de Brasil, debuta por su parte con Camerún en Natal (noreste), el 13 de junio, antes de enfrentar a Brasil en Fortaleza (noreste).

‘Es una alerta en nuestro camino’, comentó el entrenador brasileño, Luiz Felipe Scolari, sobre los aztecas, que clasificaron en la hora tras dejar por el camino a Nueva Zelanda en repechaje.

En su último choque ante los aztecas, Brasil se impuso 2-0 en la Copa Confederaciones, un triunfo que le permitió sacarse la espina del fracaso en los Juegos Olímpicos de Londres-2012, donde México le venció en la final.

España u Holanda

Brasil no debería tener problemas para avanzar primero de su grupo. La segunda plaza en efecto sí estará disputada entre equipos de niveles similares y con experiencia mundialista.

El Tri del ariete Javier ‘Chicharito’ Hernández no la tiene fácil frente al Camerún de Samuel Eto’o, cuatro veces campeón de África, o Croacia, que aunque pequeña en Europa, está de 16 en el ranking FIFA, por delante de los mexicanos (20) y los africanos (51).

Y es que en una Copa con presencia de las ocho selecciones campeonas del mundo y sólo una debutante (Bosnia-Herzegovina), el camino a la final será claramente muy complicado.

Para Brasil y compañía, el rival en octavos de final es espeluznante: el campeón defensor España o el subcampeón Holanda, salvo que Chile logre dar la sorpresa en el Grupo B y pueda desbancar a uno de los dos finalistas de Sudáfrica-2010.

¿El menos difícil? Por los últimos resultados, Brasil se coronó campeón de la Copa Confederaciones frente a España (3-0), lo que no quiere decir que sea rival fácil, pues en parte hay hambre de revancha. Y por el otro fue Holanda la que eliminó a la ‘canarinha’ en Sudáfrica-2010, en cuartos de final (2-1).

Ambos rivales ponen la piel de gallina.

Pero Felipao evitó a toda costa cualquier juego de futurología. ‘Quien se preocupa por los otros, descuida la casa’, dijo tajante a periodistas después del sorteo.

La soñada final con Argentina podría ser posible en el Mundial-2014, pero ambos equipos deben clasificarse primeros de sus grupos. Brasil definitivamente la tiene más difícil, ya que podría inclusive toparse con Francia e Italia en el camino.

‘El grupo es difícil y el cruce más’, dijo de su lado el entrenador mexicano, Miguel ‘Piojo’ Herrera.

México consiguió su pase al Mundial en el repechaje intercontinental, y estuvo cerca de ser eliminado durante el hexagonal de la Concacaf y sufrir su primera ausencia mundialista en 24 años.

Maleta grande

Brasil estará concentrado en Teresópolis, una ciudad de la sierra de Rio de Janeiro (sudeste), y México en Santos, un balneario en el litoral de Sao Paulo.

Y las distancias que deben recorrer para cumplir con sus compromisos es larga y en la maleta deben tener ropa para el frío y el calor, pues en este país de tamaño continental las temperaturas varían drásticamente entre cada ciudad sede.

Brasil viajará una hora de avión hasta el frío Sao Paulo para el juego inaugural, a 2.370 km de su próximo juego en Fortaleza (noreste), donde el calor es sofocante. Y cierra la fase de grupos en Brasilia (centro-oeste), a 1.700 km.

El Tri, por su lado, de Natal (noreste), donde debuta con Camerún, tendrá un traslado a Recife, relativamente cerca (630 km), si se compara con su último destino, Curitiba (sur), a 2.463 km y en pleno invierno austral.