Si se quiere invertir en el deporte, perfeccionar su desarrollo en la sociedad o encontrar una estrategia para obtener la organización de un gran acontecimiento deportivo es necesario estar en Catar a principios de esta semana.

El emirato organiza desde este lunes al miércoles los ‘Doha Goals’, una gran cumbre del deporte mundial donde se verán las caras gobernantes, expertos, antiguos profesionales de alto nivel y otros grupos privados.

Una sesión reunirá a ministros de deportes de todo el mundo. Una veintena de ellos, según los organizadores, llegados desde Brasil, Italia y Sudáfrica, intentarán crear un ‘G20’ sobre políticas deportivas.

‘Paradójicamente, los ministros de deportes no siempre tienen tiempo de intercambiar opiniones entre ellos, ya que se encuentran en grandes eventos deportivos y, después, cada uno se va a su casa’, explicó a la AFP Richard Attias, director ejecutivo y fundador del ‘Doha Goals’.

‘Hemos querido ofrecerles un lugar para la reflexión y el diálogo’.

Los ausentes también darán de qué hablar: Estados Unidos, primera potencia mundial y uno de los principales actores deportivos del planeta, no tiene un ministerio de Deportes.

Bajo el espectro de la corrupción

La llegada de los políticos a este foro anual, el segundo de su historia, es algo novedoso. Catar organiza algunos de los acontecimientos deportivos más importantes del mundo desde hace varios años y multiplica sus inversiones en el extranjero.

Doha ha invitado a un elenco completo de intereses financieros, entre los que se mezclan grandes bancos y fabricantes de teléfonos móviles con medios y agencias de comunicación.

Entre los temas que se debatirán está el papel creciente del sector privado en el mundo del deporte y es que se trata de generar más beneficios y de gastar el dinero de manera más inteligente.

También se hablará sobre la gestión de las apuestas, así como la corrupción en un mundo que ya no conoce fronteras y donde se pueden ver todos los partidos de cualquier deporte desde cualquier rincón del mundo.

Los amaños de partidos constituyen una de las más grandes amenazan que existen en el planeta fútbol a los ojos de sus dirigentes, que son conscientes de que nadie, desde la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) al club más pequeño, está completamente a salvo de las tentaciones de la corrupción.

En febrero pasado, la Oficina Europea de Polícia (Europol) constató el amaño de cientos de partidos desde 2008 en todo el mundo.

‘Es un momento importante para que las autoridades públicas se comprometan’, estimó Jean-François Vilotte, presidente de la autoridad reguladora de los juegos en línea (ARJEL), que participará en el foro de Catar.

‘Intervengo en los ‘Doha Goals’ ya que no tienen un marco estrictamente europeo y es una ocasión especial. Hay una gran capacidad de escucha y los participantes son del mundo entero. El tema atañe especialmente a Asia’, añadió.

En Doha también estarán varias figuras del deporte, como los extenistas Boris Becker e Ilie Nastase, los exatletas Hicham El-Guerrouj y Ato Boldon, la expatinadora Katarina Witt, la exgimnasta Nadia Comaneci y el exjugador de baloncesto Richard Dacoury.

Un evento que consagrará la importancia creciente de Catar en el panorama deportivo internacional en la actualidad y en el futuro.

‘Vamos para integrar círculos de influencia paralelos, no clásicos ni institucionales’, explicó un responsable francés en Doha. ‘No es aquí donde se deciden las cosas, pero es importante estar’.

‘Normalmente no se da esa mezcla entre las instituciones, las empresas y el mundo del deporte. Aquí, esta mezcla sí existe’, añadió.

Los ‘Doha Goals’, que tratarán también de consolidar su presencia y de volverse indispensables, propondrán tres proyectos para el año que viene. Entre ellos, la creación de un informe sobre la penetración del deporte en la sociedad.