La estabilidad económica de Ecuador podría afectarse seriamente si una corte internacional obliga al país a pagar 9.500 millones de dólares en un juicio de arbitraje con la petrolera Chevron, dijo el gobierno este lunes.

‘Esto sería un costo muy difícil de cubrir para nuestro gobierno y podría afectar seriamente la estabilidad económica del país’, señaló el canciller Ricardo Patiño durante un encuentro con jóvenes de izquierda de varios países en Quito.

Ecuador y Chevron libran una dura batalla legal tras la decisión de la justicia ecuatoriana de imponer a la compañía estadounidense una indemnización de 9.500 millones de dólares por contaminación en la Amazonía adjudicados a su filial Texaco.

La cifra equivale a casi un 30% del presupuesto estatal de Ecuador de 2013.

La transnacional, que denunció graves irregularidades durante el proceso en Ecuador, busca que una corte de arbitraje en La Haya obligue a Ecuador a asumir la indemnización por considerar que los daños fueron causados por la estatal Petroecuador.

Esta última empresa trabajó en consorcio con Texaco durante parte de los 26 años que la estadounidense operó en el país (1964-1990).

‘La lucha es muy desigual, nosotros no vamos a rendirnos, nosotros no nos doblegamos, nunca crean que esto va a pasar’, dijo Patiño al reiterar la negativa del gobierno a un posible arreglo extrajudicial con la petrolera.

El juicio que perdió Chevron en Ecuador -cuya última sentencia fue emitida el 12 de noviembre- fue entablado hace 20 años por indígenas y colonos amazónicos, pero el Estado ecuatoriano se involucró tras la demanda de arbitraje que interpuso la petrolera en 2009.

El gobierno de Rafael Correa, por su parte, lanzó en setiembre una campaña mediática para denunciar el daño ecológico atribuido a Texaco y el intento de Chevron de endosar al país el pago de la indemnización.

El canciller Patiño pidió este lunes la solidaridad de los ciudadanos del mundo en su campaña contra Chevron, y les reiteró la invitación para boicotear a la empresa absteniéndose de comprar sus productos.

‘Solamente una campaña mundial de solidaridad con Ecuador podría hacer que está lucha pueda terminarse con el triunfo de nuestro país’, declaró el ministro.

Chevron, que acusa al gobierno de Correa de haber interferido indebidamente en el pleito, asegura que cumplió con la reparación ambiental que le correspondía, y que prueba de ello es un documento suscrito con autoridades de la época que eximen a Texaco de cualquier responsabilidad ulterior a su salida del país.