La Alianza del Pacífico se presentó este lunes en un foro en Pekín como un proyecto de países políticamente estables altamente atractivo para inversionistas chinos interesados en América Latina.

El ‘Foro de Inversión Alianza Pacífico” reunió a representantes de los cuatro países del bloque —Chile, Perú, Colombia y México— con ejecutivos de unas 40 empresas chinas.

‘El atractivo de este foro es darle la confianza a China de que recibirá un trato igualitario y no discriminativo en términos económicos, además de una estabilidad legislativa para la inversión. Lo único que nuestros países piden a cambio es responsabilidad social, respeto por nuestras leyes ambientales y el cumplimento de sus obligaciones en materia de impuestos”, dijo a la AFP Gonzalo Gutiérrez, embajador del Perú en China.

En las discusiones participaron Toru Shikibu, representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y Shi Jiyang, director del departamento de cooperación internacional del Banco de Desarrollo de China (CBD), el mayor banco de fomento del mundo y uno de los principales prestamistas chinos a América Latina.

“Para la Alianza, China representa la interlocución con la segunda economía del mundo, y hace parte de uno de los objetivos de tener presencia integral en la región de Asia Pacífico”, expresó Julián Ventura, embajador de México en la capital china.

China es de hecho el primero o el segundo socio comercial de los países del bloque, con exportaciones al bloque por 75.000 millones de dólares e importaciones por 35.000 millones de dólares el año pasado, según un cotejo de datos de los cuatro países latinoamericanos.

Esos países apuestan a aumentar sus ventas de productos agropecuarios mediante acuerdos de libre comercio como los que Chile y Perú ya tienen firmados con China.

‘Mediante una aplicación de procesos de transformación en los países que ya tenemos adelantados procesos fitosanitarios con China, una gran gama de productos agrícolas del bloque podrían llegar a ese país’, explicó a AFP Luis Schmidt, embajador de Chile en China, quien lideró el panel de Agroindustria.

‘La Alianza todavía está en una etapa inicial. Estamos trabajando para crear una reglamentación clara tanto para nacionales como para chinos. Sin embargo todavía estamos lejos”, admitió Ventura.

La Alianza busca presentarse como una plataforma de promoción comercial, que sirve de base para la interlocución y la acción, y que puede ser usada por los inversionistas chinos para acceder a estos mercados con la garantía de que los cuatro países ofrecen estabilidad económica, política y judicial, y en donde sus inversiones sean protegidas por ley, algo que los inversionistas chinos ven como riesgo en América Latina.

Los miembros de la Alianza han hecho énfasis en China que el bloque no responde a intereses políticos.

‘La Alianza representa una voluntad supranacional. Si bien dos de los países miembros tenemos elecciones en 2014, el grupo se ha cohesionado de tal manera que no se va a ver afectado porque esta es una alianza pensada para fomentar las relaciones comerciales de los países y no la política’, expresó a la AFP Carmenza Jaramillo, embajadora de Colombia en China.

‘Los países de la Alianza del Pacífico tienen sistemas políticos y económicos estables. Por eso nuestra institución está de acuerdo en apoyar financieramente a estos países con el fin de diversificar la cooperación’, afirmó Shi Jiyang, representante del CBD, durante el foro.

Los países miembros de la Alianza del Pacífico suman en total 209 millones de pobladores, el 39% de toda América Latina, y el año pasado exportaron bienes por 556.000 millones e importaron por 551.000 millones.

El grupo no es bien visto por algunos mandatarios latinoamericanos, sobre todo de gobiernos de izquierda. El presidente boliviano, Evo Morales, aseguró en octubre que la Alianza del Pacífico es una ‘conspiración’ de Estados Unidos ‘para dividir’ la integración latinoamericana.

Diversificación de la inversión

“Lo que nos interesa es una diversificación en la inversión. No queremos que la inversión china sea sólo de explotación de recursos naturales sino desde desarrollo de infraestructura turística a la generación de industrialización”, subrayó Gutiérrez.

Los proyectos de inversión buscan promover la interconectividad entre los cuatro países y optimizar el desarrollo mediante infraestructura energética y minera de largo plazo; un punto atractivo para las empresas chinas que buscan internacionalizarse de forma estable y segura en otras regiones.

El desarrollo de infraestructura turística es uno de los aspectos que más buscan hacer énfasis.

“Uno de los retos más notorios es ofrecer la región como destino turístico. Ya se viene trabajando de una forma conectada para formar un mecanismo de facilitación para el movimiento de negocios en la región. El siguiente paso es establecer mecanismos conjuntos para facilitar el visado a los turistas chinos”, dijo Gutiérrez.

Esta es la quinta vez en menos de dos años que la Alianza del Pacífico realiza este tipo de eventos en Asia, pues ya en 2012 se realizaron foros de inversión en Tokio, Seúl y Shanghai, siendo esta última ciudad la sede del primer foro de este año, realizado el 20 de noviembre.