Argentina pidió este jueves consultas a la Organización Internacional de Comercio (OMC) contra la Unión Europea (UE) por las medidas antidumping impuestas por el bloque europeo a los productores argentinos de biodiesel, confirmó a la AFP la Comisión Europea.

‘Argentina pidió consultas ante la OMC’, indicó John Clancy, portavoz del comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht.

La Unión Europea impuso a fines de noviembre un arancel a las importaciones de biodiesel argentino de un 24,6% luego de que una investigación llevada a cabo por el Ejecutivo europeo revelara que los productores argentinos vendieron por debajo del ‘verdadero coste de producción en el mercado europeo’.

La razón, había explicado la Comisión, se debe a los elevados impuestos a la exportación en Argentina sobre las materias primas utilizadas en la producción de biodiésel. El ‘margen de dumping’, según la Comisión, se situaba para Argentina entre 41,9% y 49,2%.

La Comisión Europea precisó que aceptaría el pedido de consultas ante el Organo de Solución de Diferencias, que deberá celebrarlas en los próximos 30 días. Estas deberán concluir dentro de los siguientes 60 días.

La OMC, por su parte confirmó el reclamo a través de un comunicado.

Argentina pidió ‘consultas con la UE respecto a las medidas antidumping impuestas por la UE al biodiesel proveniente de Argentina, tales como las referidas a la legislación bajo la cual la UE estimó los costos asociados a la producción y venta de productos que eran el objeto de la investigación antidumping’ (medidas para proteger los mercados internos).

‘Desde el punto de vista de Argentina, las medidas son inconsistentes con varias disposiciones de los Acuerdos de la OMC respecto al antidumping’, agrega la nota de prensa.

Argentina, primer productor mundial de biodiesel, fabricado con aceite de soja, había exportado en 2012 un total de 1,6 millones de toneladas, el 90% para el mercado europeo.

La medida de la UE frenó en seco las exportaciones hacia el bloque europeo lo que puso en dificultades a los productores del sector obligando al gobierno argentino a apoyar a la industria del biodiesel.

Argentina había anunciado en octubre que protestaría ante el Órgano de Solución de Diferencias de la OMC tan pronto entren en vigor estas medidas antidumping.

‘La medida adoptada por la UE, de claro corte proteccionista, implica en los hechos el cierre del mercado europeo para un producto argentino cuyas exportaciones a dicho destino tuvieron como pico máximo el año 2011, con envíos por 1.847 millones de dólares’, había indicado la cancillería el 22 de octubre.

La crisis comenzó en abril de 2012 cuando España (que importaba la mitad del biodiesel argentino) dejó de importar este combustible en represalia a la decisión del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner de nacionalizar YPF, controlada entonces por Repsol.

En paralelo, los productores argentinos reagrupados en la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO) preparan una demanda contra la Comisión Europea ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

El mercado europeo de los biocombustibles representa unos 12.000 millones de euros (16.000 millones de dólares)