Según informo la Junta Monetaria (JM) la actividad de minas y canteras reportó un comportamiento negativo en el 2013, según la evaluación de la política económica, cambiaria y crediticia. Solo esta actividad cerrará en números rojos, expuso ayer Édgar Barquín, presidente de la JM y del Banco de Guatemala (Banguat) en conferencia de prensa. Reflejó una caída del 5.3% en el primer trimestre del año y 0.1% durante el segundo. La participación de esta actividad en el PIB es de 0.8%.

Para hacer la medición de la economía del país por medio del producto interno bruto —valor de los bienes y servicios producidos en un año— se evalúan 11 actividades de producción.

Durante el 2013, las actividades que reportaron un mayor dinamismo fueron industria manufacturera con una participación del PIB del 18%, intermediación financiera (4.4%); alquiler de vivienda (10.1%); comercio (11.6%) y servicios privados (16.11%).

En el caso de agricultura, que tiene una participación del 13.3% en el PIB, registrará una desaceleración —ritmo de crecimiento menor al del año pasado— influido por los precios internacionales del café y la roya.

Según el informe, el PIB real fue de Q221 mil 399 millones, mayor en Q7 mil 310.8 millones al reportado en el 2012 cuando alcanzó los Q214 mil 88.2 millones. El PIB nominal fue de Q425 mil 160 millones, mientras que en el 2012 fue de Q393 mil 529 millones.

En relación con otros indicadores, la tasa de inflación cerrará en 4.5%, dentro de la meta fijada de cuatro más menos uno por ciento; el déficit fiscal en 2.2% y el déficit de cuenta corriente en 3.1%.

Además, las exportaciones crecerán 2% y las importaciones 4%; el envío de remesas familiares en 5% por un monto de US$5 mil 200 millones. El crédito del sector bancario en 17% y la tasa de interés promedio activa en 13.66% en moneda nacional y 6.02% en extranjera. La tasa pasiva en 5.47% en moneda local y 2.92% extranjera.

Las Reservas Internacionales Monetarias en US$7 mil millones y el flujo de Inversión Extranjera Directa en US$1 mil 267 millones. El tipo de cambio se mantuvo estable durante este ciclo.

Para completar el análisis, la JM también conoció el informe de la política económica 2012 en la cual confirma que el PIB fue de 3%, inferior al 4.2% del 2011.

Según la evaluación, la actividad de intermediación financiera tuvo un crecimiento del 15%. Esta actividad apalancó hacia otros sectores productivos del país.