El déficit fiscal de Francia en 2013 fue calculado en 74.900 millones de euros, 12.000 menos que en 2012, pero algo superior a las previsiones de hace apenas dos meses, informó este jueves el ministerio de Finanzas.

La diferencia al alza de 2.700 millones de euros respecto al cáculo en noviembre pasado fue debida a ‘ingresos fiscales por debajo de lo previsto, a causa de la coyuntura desfavorable’, señaló en un comunicado el ministro de Economía Pierre Moscovici.

Los ingresos fiscales fueron de 2.500 millones de euros menos de lo esperado, y en lo que concierne al IRPF de 1.800 millones menos. Todo esto es efecto de un crecimiento económico muy débil durante dos años consecutivos.

En cambio, el impuesto al valor añadido (TVA en Francia) aumentó en 600 millones de euros los ingresos del estado al final de 2013, por un inesperado dinamismo en el consumo durante el año.