El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se reunió este viernes en Washington con sus homólogos de México y Canadá para discutir sobre energía, seguridad e intercambio comercial, previo a la cumbre norteamericana que tendrá lugar en febrero.

‘Somos tres naciones separadas por fronteras pacíficas, somos vecinos, socios, y estamos juntos para afrontar la gama completa de nuestros desafíos’, dijo Kerry tras la reunión.

‘Créanme, esto es algo que no sucede todos los días en todas partes del mundo’, celebró el secretario de Estado.

Kerry repasó junto al mexicano José Antonio Meade y el canadiense John Baird la colaboración de los tres países en materia de seguridad internacional y en programas de ayuda sanitaria y humanitaria en la región.

Sin embargo, en el centro de las discusiones estuvo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que cumplió 20 años en enero.

‘El libre comercio funciona (…), es el ingrediente principal para la prosperidad compartida, el crecimiento compartido y la seguridad compartida’, señaló Kerry.

Baird celebró el ‘absoluto éxito’ del acuerdo comercial, pero destacó además la ‘fortalecida relación política’ entre los tres países que dejó como efecto secundario y que ‘nos lleva más lejos y más rápido de lo que cualquiera hubiese aspirado hace 20 años’.

Para Meade, la reunión fue ‘muy buena’ para México y sirvió para discutir esfuerzos de los tres gobiernos para convertir a América del Norte en la región ‘más competitiva y dinámica’ del mundo.

Con mano de obra calificada y competitiva, ventajas de transporte y logística, economías de escala y un marco regulatorio eficiente, el TLCAN ha generado por años trabajo y prosperidad en Norte América, dijo el canciller mexicano.

‘Sabemos que debemos conquistar nuevas áreas de oportunidad que yacen frente a nosotros. Debemos colaborar más en educación, ciencia, tecnología e innovación’, afirmó.

Las discusiones este viernes sobre aspectos del acuerdo en seguridad, frontera, energía, normas, inversiones e infraestructura forman parte de los esfuerzos por relanzar la iniciativa, que abarca un área de 450 millones de habitantes.

Según Kerry, el próximo paso ‘post-TLCAN’ es la integración en la Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), que negocian 11 países de ambas orillas del Pacífico, incluyendo México, Estados Unidos y Canadá.

‘Así que creo que no tenemos que abrir el TLCAN per se para lograr lo que queremos lograr’, señaló.

Meade coincidió con su anfitrión, pero pidió ‘construir’ sobre el acuerdo para ‘revitalizar la idea de una Norte América dinámica’.

Un aspecto relevante es la integración energética, que llama por una revisión en medio del renacimiento que vive la región tras los nuevos desarrollos de petróleo y gas en Estados Unidos y Canadá y la reciente aprobación en México de una reforma que abre el sector a los privados.

Todos estos puntos serán discutidos en la cumbre que tendrá lugar en febrero.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, recibirá el 19 de febrero en Toluca al estadounidense Barack Obama y al primer ministro de Canadá, Stephen Harper.

La última cumbre de los tres países que forman el TLCAN tuvo lugar en 2012 en Washington.

Con trajes oscuros, los tres cancilleres lucían relajados al hablar con la prensa en un gran salón del Departamento de Estado en Washington, decorado con las banderas de sus países.

Tras la reunión, Kerry sostuvo encuentros bilaterales separados con Baird y Meade, quien debía regresar este mismo viernes a México, según fuentes diplomáticas.