El tenista argentino Juan Martín del Potro prometió que seguirá trabajando para conseguir un esquivo segundo título de Grand Slam, después de que se le escapara una nueva oportunidad en el Abierto de Australia.

El número cinco del mundo suele levantar muchas expectativas y el optimismo creció tras su contundente victoria ante el australiano Bernard Tomic la semana pasada en la final del Torneo de Sídney.

‘Necesito seguir trabajando. Ya gané un torneo la semana pasada, eso me dio confianza para mejorar mi juego’, afirmó este viernes.

Pero el campeón del Abierto de Estados Unidos de 2009 ha tenido problemas en Melbourne. En primera ronda, se fue a cuatro sets contra el estadounidense Rhyne Williams, que venía de la fase previa, antes de caer en la siguiente fase contra el español Roberto Bautista.

Otro fiasco para el tenista de 25 años, que solo ha alcanzado una semifinal de Grand Slam, el año pasado en Wimbledon, desde que diera la campanada ante Roger Federer hace cinco años en su única victoria en un grande.

Pero, a pesar de caer ante Bautista, número 62 del mundo, el argentino de casi dos metros (1,98m) ha asegurado que el 4-6, 6-3, 5-7, 6-4, 7-5 le servirá de lección.

‘Este partido me va a servir para aprender, he de intentar sacar una lectura positiva y cambiar lo malo para mejorar’.

Añadió que no es el único favorito en caer en las primeras rondas de un Grand Slam, Rafael Nadal y Roger Federer fueron eliminados en primera y segunda ronda de la última edición de Wimbledon.

‘Creo que, a veces, los favoritos caen en las primeras fases de un Grand Slam, como Federer en Wimbledon o Rafa, y ha habido otros en el Abierto de Estados Unidos. Aquí ha sido mi turno para dejar el torneo pronto’, dijo.

‘Pero la temporada acaba de empezar. Voy a intentar ser positivo el resto del año’, concluyó.